miércoles, 1 de marzo de 2017

MIÉRCOLES DE CENIZA

Comenzamos la Cuaresma, con el Miércoles de Ceniza, que litúrgicamente  quedó ordenada después de la reforma de San GREGORIO, el Grande, en el siglo VII. Originalmente comenzaba el domingo llamado "in capite jeiunii" ("del comienzo del ayuno") con la celebración (probablemente una "vigilia", es decir, por la noche) que se celebraba en la "catedral" de ROMA, la sede del Papa como Obispo de ROMA, que es la basílica de San JUAN DE LETRÁN.

La imposición de las "cenizas" era un rito reservado primero a los penitentes públicos, que habían pedido ser "reconciliados" durante la Cuaresma. Después, por humildad, reconociendo que todos estamos necesitados de esta "reconciliación" con Dios, el Papa, los sacerdotes y todos los fieles quisieron unirse a este ritual de recibir la imposición penitencial de la ceniza.

Era costumbre en ROMA, que durante la Cuaresma, el Papa, acompañado de los fieles y del clero, cada día celebrara en una Iglesia diferente de la ciudad, empezando hoy en la Iglesia de Santa SABINA -como seguramente lo hará hoy el Papa FRANCISCO de acuerdo con la tradición ¿Por qué se eligió para esta primera estación cuaresmal la Iglesia de Santa SABINA? 


Algunos autores creen que, antiguamente, el Papa, en vista del inicio de la Cuaresma, y posteriores celebraciones de la Semana Santa, se retiraba allí, al estar bastante alejada, a descansar para retomar fuerzas. También podría haberse elegido porque, para llegar desde allí, hasta la siguiente estación cuaresmal, es necesario hacer un gran esfuerzo, ya que el camino transcurre cuesta arriba, de esta forma sería un símbolo adecuado para expresar los esfuerzos que necesita también el alma para subir "arriba", hacia la perfección espiritual.


Porque cuaresma refleja simbólicamente este camino, este peregrinar, de uno sólo, con su conciencia, para llegar a los misterios de la Pasión del Señor, y nos preparamos con la humildad, como señala el Evangelio de hoy (Mateo 6,1-6.16-18) ofreciéndonos los elementos para avanzar en esta humildad, en este camino: la oración humilde y sincera, la limosna desinteresada y el ayuno. Pero más que quedarnos con la fúnebre fórmula ritual de "polvo eres y en polvo convertirás", quedémonos con esa invitación constante de la otra fórmula que nos dice "conviértete y cree en el Evangelio", porque esta invitación es para siempre, este camino es de más de cuarenta días, porque llegar a ser fieles al Evangelio es tarea de toda una vida.


Este año 2017 avanzamos además hacia el Jubileo de Oro, el 50 Aniversario de la Renovación Carismática Católica, el don del Espíritu Santo, para el que nos preparamos, e cara a PENTECOSTÉS, de la misma manera, como itinerario de conversión, orado con humildad "Ven, Espíritu Santo, ven", por eso el camino cuaresmal que os ofrecemos van de la mano del Seminario de Vida en el Espíritu que estamos ofreciendo en el blog que hemos hecho para esta celebración jubilar 50jubileorenovación así que sólo nos queda decir ¡Sed fieles, haced los gestos, son nuevos, son originales, porque el Espíritu "renueva la faz de la tierra"! Y recordad, más que gestos cuaresmales algunos os parecen travesuras de niño pequeño, pero es que "de los niños es el Reino de los Cielos".