martes, 21 de febrero de 2017

EL QUE QUIERA SER IMPORTANTE, QUE SE PONGA A SERVIR


GALILEA, el lugar donde se fragua la intimidad del Señor con sus discípulos "no quería que nadie se enterase, porque iba instruyendo a sus discípulos", una vez más el Evangelio de hoy (Marcos 9,30-37) nos presenta este lugar como el sitio en el que el Señor instruye, vive, comparte, llama, enseña a sus discípulos, para profundizar en el significado profundo de GALILEA puedes seguir el siguiente enlace.

Pero muchas veces pareciera que da igual que los discípulos pasen un día y una noche con el Señor, como le sucedió a ANDRÉS "entonces fueron y vieron dónde moraba, y se quedaron con él aquel día, porque era como la hora décima" (Juan 1,39) pese a que luego lo anunciaba gozoso "encontró primero a su hermano Simón y le dijo: ¡Hemos hallado al Mesías!" (Juan 1,), como formar parte del grupo de sus más íntimos "Jesús tomó consigo a Pedro, Santiago y Juan" (Marcos 9,2) o los tres años de acompañamiento del Señor en su vida pública, porque tanto tiempo... ¡Y seguían siendo tan obtusos, que a veces desesperan...!

Siente el Señor la necesidad de abrir su corazón a los discípulos, y compartir con ellos la angustia y la preocupación legítima que le embargan, como consecuencia en parte de la muerte ya de JUAN BAUTISTA, que se supone que cuando uno está tristón y bajo de ánimos lo que hemos de hacer es compartir con los más íntimos y cercanos "el Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres y lo matarán; y después de muerto, a los tres días resucitará" y, sin embargo, la reacción de los discípulos es sorprendente, simplemente escuchan el dato, lo guardan en su cabeza... ¡y siguen a lo suyo! Que no era otra cosa que una discusión que venían trayendo entre ellos sobre "quién era el más importante". ¡Así somos, muchas veces, reconozcámoslo! 


Es como cuando ves a algún compañero de trabajo tristón y le preguntas "¿Que te pasa?" y te responde "A mi padre le han detectado un cáncer", pasan unos segundos de incómodo silencio (que no se sabe muy bien si es "para archivar el dato" después de haberlo escuchado, o por la incomodidad de la respuesta) y a continuación, como el que no quiere la cosa, le sueltas "¿Sabes que se ha roto la máquina del café? ¡Qué fastidio, no sé lo que vas a hacer hoy en el descanso!"... Como dice el refrán ¡para ese viaje no hacen falta alforjas!, si ese compañero nuestro del trabajo, como el Señor con los discípulos, esperaba algo de consuelo, cercanía o empatía por nuestra parte (y reconozco que yo soy mucho como el ejemplo que he puesto) ¡Más le valdría habernos respondido "a ti qué coño te importa, si estoy triste o no"! Aunque San FRANCISCO de ASÍS en su "Carta a un Ministro" se está refiriendo más bien a los pecdores, no estaría de más recordar sus palabras, para sanar esta falta de empatía y cercanía con los demás "que, nadie después de que haya visto tus ojos, no se marche jamás sin tu misericordia".

Y luego viene la discusión sobre la importancia, quizás el hecho de poner un niño en el medio se deba a que ya estaban en el pueblo, o en casa (dice el Evangelio "Jesús se sentó, llamó a los Doce") y evidentemente habría niños correteando o jugando por ahí, aunque para la respuesta que da el Señor da igual que hubiese sido un niños, un anciano, un impedido, un enfermo, dado el tenor de su enseñanza "quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos", da igual que lo sepamos, las veces que nos lo digan, que nos pongan a un niño como referencia, a un anciano dependiente o a un sin techo, siempre nos resistiremos a servir, porque siempre nos inclinaremos a "ser importantes", dice el refrán ¡hoy estoy muy refranero! precisamente "si quieres conocer a Fulanito, dale un carguito", porque hasta el más bueno y servicial, llegado el momento de estar arriba, puede tener la tentación del poder... lo que me recuerdan unas palabras del Papa FRANCISCO: "Saluda a todo el mundo cuando vayas subiendo, porque serán las mismas personas que encuentres cuando vayas bajando", que según compartió en una entrevista es una de las enseñanzas que le dejó su padre (en la foto, junto a la madre del Papa FRANCISCO, el día de su boda) ¡Qué buen consejo para empezar el día!.

CURIOSIDAD.- La foto que encabeza el artículo, presuntamente, tiene la curiosidad de que se supone que fue hecha con el llamado "cronovisor" una pretendida máquina del tiempo que sería capaz de captar imágenes del pasado, fue toda una leyenda a comienzos de los años setenta, con pretendidos secretos vaticanos y todas esas conspiraciones, la he he elegido porque muestra, precisamente, al Señor paseando con sus discípulos por Galilea... ¡Claro que lo que me parece muy sospechoso el aspecto de los que salen en la foto (el Señor, Pedro y Juan) con la iconografía más clásica! Pero no deja de ser curioso...