jueves, 26 de enero de 2017

SANTOS TITO y TIMOTEO
Y ESTE BURRO QUE SOY YO


La Iglesia celebra hoy a los Santos TIMOTEO y TITO, ambos fueron colaboradores de San PABLO, la tradición posterior nos cuenta que ambos fueron obispos, "episcopos", TIMOTEO lo sería, después de acompañar a San PABLO en su segundo gran viaje misionero, de ÉFESO, donde permanecería hasta el año 97 DC, fecha en la que habría sido martirizado por criticar y oponerse a una fiesta pagana y corrompida de la localidad; por su parte TITO quedó en CRETA, con la misión encomendada por San PABLO de organizar la primera comunidad de creyentes, la tradición lo ahace morir en la misma CRETA, muy anciano ya.

Por eso, hoy me váis a permitir la licencia de que, contra lo establecido, no comente el Evangelio de hoy (), sino la primera lectura (2 Timoteo 1,1-8), la atinente a la memoria de los Santos TIMOTEO y TITO, de la que me interesa entresacar lo siguiente:

Por esta razón te recuerdo que reavives el don de Dios, que recibiste cuando te impuse las manos; porque Dios no nos ha dado un espíritu cobarde, sino un espíritu de energía, amor y buen juicio. No te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor y de mí, su prisionero. Toma parte en los duros trabajos del Evangelio, según la fuerza de Dios.

Porque es muy parecido a este otro pasaje, en este caso (1 Timoteo 4,14-16) en la que San PABLO da a TIMOTEO los mismos consejos y recomendaciones:

Que nadie te desprecie por ser joven; procura ser modelo de los creyentes en la palabra, la conducta, el amor, la fe, la pureza. Hasta que yo llegue, dedícate a leer, exhortar y enseñar. No descuides tu carisma personal, que te fue concedido por indicación profética al imponerte las manos los ancianos. Sé diligente en estas cosas, ocúpate de ellas, de modo que todos puedan ver tus progresos. Vigila tu persona y tu enseñanza y sé constante. Haciéndolo os salvaréis tú y tus oyentes.

Y es que, cuando recibí la efusión del Espíritu Santo en la Renovación Carismática Católica, esta última palabra fue la que recibí en ese momento, a modo de padrinazgo espiritual, después de que los hermanos impusieran sus manos sobre mí igualmente y oraran, invocando la efusión del Espíritu Santo. No es raro que la Palabra nos sea otorgada para orientarnos, aconsejarnos, apadrinarnos en un momento dado de nuestra vida, sin ir más lejos, hoy mismo he recibido en el correo el boletín bimensual (de NAVIDAD, por la tardanza del correo) de las Religiosas Agustinas del Monasterio de Santa CLARA de MONTEFALCO, en ITALIA, y en la editorial, escrita por la Madre Abadesa, se dice, precisamente "Queridísimos, este año os deseamos una Estrella por amiga (...) Que por Navidad nos regalemos una frecuencia más asidua, cotidiana, con esta Estrella Amiga, que es la Palabra de Dios"

Por eso le tengo tanto cariño, a la Palabra de Dios en general, y al texto anteriormente citado de la Carta a TIMOTEO, desde entonces he intentado ser fiel a la Palabra que recibí en mi efusión "no descuidar mi carisma personal y que me fue concedido por indicación profética al imponerte las manos", y porque amo la Palabra "dedico mucho tiempo a leerla, exhortarla, enseñarla" por eso ahora, con los problemas de visión por las cataratas que padezco me agobio y me desespero, porque no puedo leer tanto como antes, menos aún escribir tanto como antes, es mi mayor dolor, más que la limitación o la enfermedad en sí.


En relación a que "todos veáis mis progresos" eso es algo que os toca juzgar a vosotros, no a mí, espero que mi "carisma personal" que el el don que el Señor me ha dado para compartir y predicar su Palabra de muchas formas muy poco heterodoxas, para llegar a tanto que no van a misa, ni leen el Evangelio de cada día, ni tienen forma de acceder a la Palabra por los cauces ordinarios, porque los que me seguís de ordinario sabéis que a veces, comentando el Evangelio, digo muchos disparates, a veces hago claves de lectura insospechadas, otras veces me enervo, "como un fuego consume mis huesos", digo refranes, cuento chistes... ¡madre mía, hacer broma del Evangelio!, y hasta digo palabrotas... Pero si todo eso sirve para dejar, en alguien, sembrada en su cabeza "la bolita del Evangelio" y dejarla ahí, dando tumbos, hasta que el Señor le toque el corazón ¡benditos sean Dios y todos estos afanes! como dice San PABLO a TIMOTEO "no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor (...) toma parte en los duros trabajos del Evangelio".

Y otra cosa, aunque ésta suene un poco a autojustificación, os habréis dado cuenta de que en el blog, casi siempre, sólo comparto "Evangelio, Evangelio y Evangelio", es rarísimo que escriba de cualquier otra cosa, por mucho que los acontecimientos, las noticias, los medios de comunicación me dan temas como para morderme las uñas por no poder escribir de ellos como quisiera, pero la Palabra de Dios merece un respeto, para eso este blog y el perfil en el TWITTER de @pobresdenazaret, donde no me reprimo, ni me corto, es mi perfil personal @franpovero ¡por ahí sí que campa el burro suelto!...



...es verdad, pero un burro que siempre va, al menos, acompañado de su Señor, y un burro al que nunca le importará llevarse todo tipo de palos, como la burra de BALAAM, por dos cuestiones: Una, defender la dignidad del hombre, porque aunque TERENCIO (autor romano, no cristiano) bien dijo "nada humano me puede ser ajeno, hombre soy", no menos cierto es que luego esta cita la tradujo en cristiano San IRENEO de LYON al afirmar "la gloria de Dios es que el hombre viva", y donde haya un hermano maltratado, denigrado, despreciado, marginado, sea por lo que sea, ahí no me callaré, ahí me encontraréis, rebuznando y dando coces si hace falta; y otros palos me llevaré por otro motivo, porque aunque por el bautismo todos hemos sido constituidos en sacerdotes, reyes y profetas, parece que a nadie le molesta su ser sacerdotal, para orar, celebrar los sacramentos, interceder, alabar... a nadie le molesta su ser real, pues lo somos, compartimos la misma dignidad de hijos de Dios... ¡pero qué difícil es encontrar profetas! y no me malinterpretéis, que no se trata de adivinar el futuro, como muchos creen, ni andar todo el día anunciando calamidades, ni e ser el agua fiestas, ni denunciar todo lo denunciable, se trata simplemente de ser "celoso por la Palabra de Dios" y corregir todas sus desviaciones, malinterpretaciones, y lo que es peor, manipulaciones, cuando todos callan según qué intereses, pues ahí, también me encontraréis, defendiendo la Palabra de Dios.