martes, 24 de enero de 2017

OCTAVARIO UNIDAD DE LOS CRISTIANOS
EL MINISTERIO DE LA RECONCILIACIÓN


El lema de este día reza "el ministerio de la reconciliación" (2 Corintios 5,18) aunque en el texto de San PABLO que sirve de hilo conductor a estos días se lee también un poco más adelante "como embajadores de Cristo" (2 Corintios 5,20), en este contexto hemos de pensar en todos los agentes pastorales que trabajan por el ecumenismo, desde los grupos de oración más sencillos, desde las delegaciones diocesanas, hasta el Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos del propio VATICANO, ahora bien ¿qué habría de distinguir a estos embajadores de Cristo, mensajeros de la unidad, creadores de ecumenismo? la respuesta la encontramos en el Evangelio de hoy (Marcos 3,31-35) en el que, curiosamente, al Señor también le mandaron una embajada con un mensaje "te buscan" y obtienen la siguiente respuesta "estos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de Dios, ése es mi hermano y mi hermana y mi madre".

Esta debe de ser la actitud de todos los agentes de pastoral involucrados en el ecumenismo, no ver en los otros hermanos de las distintas confesiones cristianas a personas sin razón, a las que hemos de atraer a la verdad, la nuestra, sino partir de una base, mucho más humilde, pero mucho más estable y cierta, que ante todo son hermanos nuestros que cumplen la voluntad de Dios y escuchan su Palabra, así, como hermanos, podamos empezar a caminar. Y si todos somos hermanos, en el bautismo, en la confesión del Señor, en la voluntad del Padre y en la Palabra, pongamos además todos nuestros esfuerzos ecuménicos al amparo de MARÍA, la que hizo de todo ello su vida. 

Y hablando de MARÍA, siempre hemos hecho de ella, quizás por desconocimiento, la bandera que nos distingue de los protestantes, sin embargo, nada más lejos de la realidad, digamos que el protestantismo actual, gracias al ecumenismo, en la actualidad ha retomado la reflexión teológica sobre MARÍA, tan devaluado por el paso de los excesos protestantes, a su vez, por distinguirse de los católicos, pues al contrario de lo que se cree, y con todos los excesos y defectos que queramos, LUTERO en sus comienzos tenía palabras maravillosas, como no puede ser de otra manera en cualquier hijo, acerca de MARÍA:

Imagen de MARÍA, en la Iglesia protestante de San PEDRO, EL JOVEN
en ESTRASBURGO

Una reflexión que se alimenta del Evangelio y que toma en cuenta la misma fe de MARÍA expresada en la oración del Magníficat: “Las grandes cosas que Dios ha realizado en María, escribía LUTERO, se reducen a ser la Madre de Dios. Con esto le han sido concedidos muchísimos otros bienes, que nadie podrá nunca comprender. De ahí se deriva todo su honor, toda su bienaventuranza y que ella sea en medio de toda la raza humana una persona del todo singular e incomparable. Ella ha tenido con el Padre celeste un niño, y un niño tal… Se comprende todo su honor, cuando se la llama Madre de Dios. Nadie puede decir otra cosa mayor de ella, aunque uno tuviera tantas lenguas como follaje tiene la hierba, como estrellas el cielo o arena las playas. Hay que meditar en el corazón lo que significa ser Madre de Dios”.

El himno que os comparto hoy se titula "The Virgin Mary had a boy" y es un típico gospel negro, disfrutadlo, como todos sus cantos, es pegadizo:




The Virgin Mary had a baby boy
La Virgen María ha tenido un niño,
The Virgin Mary had a baby boy
La Virgen María ha tenido un niño,
The Virgin Mary had a baby boy
La Virgen María ha tenido un niño,
And they say that his name was Jesus.
Y se dice que su nombre era Jesús.

The Virgin Mary had a baby boy
La Virgen María ha tenido un niño,
The Virgin Mary had a baby boy

La Virgen María ha tenido un niño,
The Virgin Mary had a baby boy
La Virgen María ha tenido un niño,
And they say that his name was Jesus.
Y se dice que su nombre era Jesús.

He come from the Glory,
Él viene desde la Gloria,
He come from the Glorious Kingdom,
Él viene desde su Glorioso Reino,
He come from the Glory,
Él viene desde la Gloria,
He come from the Glorious Kingdom,
Él viene desde su Glorioso Reino.

Oh yes, believer, oh, yes, believer!
¡Oh, sí, creyentes, oh, sí, creyentes!

The wise men saw when the baby was born
Los sabios vieron cuando el niño nació
The wise men saw where the baby was born
Los sabios vieron cuando el niño nació
The wise men went where the baby was born
Los sabios vieron cuando el niño nació
And they said that his name was Jesus.
Y ellos dicen que su nombre era Jesús.

He come from the Glory,
Él viene desde la Gloria,
He come from the Glorious Kingdom,
Él viene desde su Glorioso Reino,
He come from the Glory,
Él viene desde la Gloria,
He come from the Glorious Kingdom,
Él viene desde su Glorioso Reino.

Oh yes, believer, oh, yes, believer!
¡Oh, sí, creyentes, oh, sí, creyentes!

The angels sang when the baby was born
Los ángeles cantaron cuando el niño nació,
The angels sang when the baby was born
Los ángeles cantaron cuando el niño nació,
The angels sang when the baby was born
Los ángeles cantaron cuando el niño nació,
And they proclaimed that his name was Jesus.
Y ellos proclamaron que su nombre era Jesús.

The Virgin Mary had a baby boy
La Virgen María ha tenido un niño,
The Virgin Mary had a baby boy

La Virgen María ha tenido un niño,
The Virgin Mary had a baby boy
La Virgen María ha tenido un niño,
And they say that his name was Jesus.
Y se dice que su nombre era Jesús.

Por eso, si hay un día para orar a MARÍA, Madre del Ecumenismo, Estrella de la Nueva Evangelización, es hoy:

MARÍA de la CRUZ del SUR
AUXILIO de los CRISTIANOS
(Patrona de AUSTRALIA)
También llamada ESTRELLA de la EVANGELIZACIÓN
María, madre, 
maestra y reina nuestra,
que en ti encontremos la senda 
para llegar a Cristo, 
pues el Padre 
te ha constituido "apóstol" 
para dar al mundo a Jesús, 
camino, verdad y vida.
Por ti, todos los católicos, 
con todas las energías, 
por todas las vocaciones, 
para todos los apostolados.
Por ti, todos los creyentes 
por todos los no creyentes; 
todos los comprometidos 
por todos los indiferentes; 
todos los católicos 
por todos los no católicos.
Por ti, todos los llamados 
sean fieles a su vocación, 
todos los apóstoles 
sean santos, 
todos los hombres los acojan.