domingo, 15 de enero de 2017

EVANGELIO PARA TODOS...

Como ya dije en una ocasión el Evangelio no puede ser siempre el mismo para nosotros, es Palabra de Dios, pronunciada cada día sobre nosotros, y como no siempre somos los mismos, ni es natural que así lo pretendiéramos, pues a veces estaremos tristes, otras veces más contentos, unos días cabizbajos, otros eufóricos, a veces llueve, a veces sale el sol... pues lo mismo que si esos días un amigo nos hablara sus palabras causarían un efecto distinto en nosotros, así es la Palabra de Dios, que personalmente nos habla cada día, haciéndose cercano a nosotros, nuestros estados de ánimo, nuestras circunstancias...

Por eso, hablando de circunstancias hoy es que leyendo el Evangelio de hoy (Marcos 2,18-22) se me ha puesto una sonrisilla burlona en la cara, porque el Señor en sus predicaciones era tan fácilmente entendido por las muchedumbres por lo sencillo de su lenguaje: A veces habla de cosas del campo, de profesiones típicas del entorno, que todos entienden "venid y os haré pescadores de hombres", "el que coja su arado y mire atrás", otras veces refiere escenas de la naturaleza que cualquiera habrá visto igualmente "las aves del cielo, los lirios del campo", muchas veces crea historias sencillas con una especie de moraleja, las parábolas, otras veces cita la Escritura, cuando es preciso "sabéis lo que se dijo a Moisés" y otras veces cita la sabiduría popular, la de ISRAEL está compilada en el libro de los Proverbios de la Biblia, nosotros lo llamamos refranero.


Y es que pienso en nuestros políticos, que es por lo que me sonreía hoy con el Evangelio, que no tienen por qué ser creyentes, ni siquiera hacer caso al Papa FRANCISCO cuando nos ha pedido, en numerosas ocasiones, "que tengáis un pequeño Evangelio, pequeñito, en el bolsillo, en el bolso, y cuando tengamos un poco de tiempo, quizás en el autobús,… cuando se pueda en el autobús, porque muchas veces en el autobús tenemos que mantener el equilibrio y también defender los bolsillos, ¿no? Siempre… Pero cuando estás sentado, aquí o allí, leer también durante el día, coger el Evangelio y leer dos palabritas. ¡El Evangelio, siempre con nosotros!", pero al menos, sino van a leer el Evangelio que aprendan del refranero, que el Evangelio de hoy trae dos enseñanzas, por boca del Señor, del acervo popular que les vienen ni qué pintadas a algunas coyunturas políticas de la actualidad:

Nadie le echa un remiendo de paño sin remojar a un manto pasado; porque la pieza tira del manto, lo nuevo de lo viejo, y deja un roto peor.

Ya sabemos que el PSOE está roto, que el partido centenario fundado por PABLO IGLESIAS )el verdadero, yo lo llamo así para distinguirlo del "otro" del pableras coletas), y que se lo van a cargar por ineptitud de ellos mismos, allá ellos, pero últimamente lo llaman el partido del coser, que es el vocablo estrella que han encontrado para decir que hay que trabajar por unir lo roto, pues puestos a coser (aquí me viene bien otro refrán, el de ZAPATERO a tus zapatos) deberían aplicarse el dicho evangélico, porque si PATXI LÓPEZ (el mismo que promovió la iniciativa socialista para derogar el Concordato de España con la Santa Sede, haciéndose adalid de ideas progres y modernas donde las haya) es el nuevo rostro, según su recién anuncio a primarias, que quieren dar al partido, mucho me temo que, apostillando lo que dice el Señor "van a dejar un roto peor".

Nadie echa vino nuevo en odres viejos; porque revienta los odres, y se pierden el vino y los odres; a vino nuevo, odres nuevos.


Y a este dicho lo voy a llamar el "vino de VISTALEGRE" que no sé si en esa localidad habrá buen vino, pero los PODEMOS del pableras bien que se lo podían aplicar, porque se vendieron tanto de nuevos y originales en el mercado político-electoral: Que si somos el cambio, que si somos el pueblo, que si somos la nueva política. que luego tanta novedad la han envasado en el tarro de siempre: Que si quien manda en el aparato, que si quiero estos asientos en el Congreso, que si meto a mis familiares de enchufe en todos los sitios que puedo, que si impongo mis ideas donde mando, que si elimino a la oposición interna... pues lo dicho van a reventar el odre y terminar de estropear el vino... si es que alguna vez lo tuvieron.

De esta forma va a ser verdad lo que dice el Papa FRANCISCO, que nos acostumbremos a llevar un Evangelio en el bolsillo, los creyentes porque sabemos que con ello es como llevar "nuestra porción de pan para el camino", lo dijo el Señor "no sólo de pan vive el hombre, sino de toda Palabra que sale de la boca de Dios"; a los no creyentes les diremos que igual pueden leer el Evangelio, que lo bueno no daña, y que la buena voluntad es de todos los hombres y mujeres, y que a todos los ama el Señor, que si son capaces de encontrar verdad y belleza en citas de RABINDRANAT TAGORE, GANDHI o cualquier otro autor, pues que hagan el esfuerzo de hacer lo mismo con el Evangelio, que al fin y al cabo el Señor es "camino, verdad y vida"; y a los políticos les diremos que hagan lo mismo, al menos en el Evangelio encontrarán mucho sentido común, que, precisamente, es el menos común de los sentidos, seguro que harían mejor las cosas...