domingo, 4 de diciembre de 2016

PREPARAD EL CAMINO AL SEÑOR


II DOMINGO de ADVIENTO y resuenan las palabras de JUAN EL BAUTISTA "Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos" en el Evangelio de hoy (Mateo 3,1-12). Hoy todos estamos llamados a "preparad el camino al Señor" aunque primero, se me antoja pensar, debemos de haber sido compelidos a ello, es lo que intenta hacer JUAN BAUTISTA con su predicación en el desierto "movernos el corazón a ello", tanto como decir "convertíos, porque está cerca el reino de los cielos".

Y en la primera lectura el profeta ISAÍAS nos dice que este tiempo de espera se verá colmado con la llegada del Señor, con el día en que "no harán daño ni estrago por todo mi monte santo: porque está lleno el país de ciencia del Señor, como las aguas colman el mar", porque como dice esa otra profecía del profeta JOEL "y sucederá que después de esto, derramaré mi Espíritu sobre toda carne; y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán, vuestros ancianos soñarán sueños, vuestros jóvenes verán visiones" (Joel 2,28), porque todo ello es posible por el Espíritu Santo: "vuestros hijos e hijas profetizarán" ¿No lo hace hoy mismo JUAN BAUTISTA?; "vuestros anciano soñarán sueños" ¿No estuvieron los ancianos ANA y SIMEÓN esperando en el templo por su cumplimiento?; "vuestros jóvenes tendrán visiones" ¿No hicieron falta para convencer al dubitativo JOSÉ?; porque el Espíritu Santo es el que nos ayuda a preparar el camino al Señor, porque es el Espíritu Santo el que sobrevuela este tiempo de Adviento, empezando por MARÍA, siguiendo por todos nosotros, para que como dice San PABLO todos podamos decir, con el asombro reverencial de los pastores "¡Este niño es Dios, es nuestro Rey" pues en efecto "Nadie puede decir JESÚS ES EL SEÑOR si no es por el Espíritu Santo" (1 Corintios 12,3)

A una invitación hay que dar respuesta "preparad el camino al Señor, allanad sus senderos", siempre que escucho este Evangelio me viene a la mente, por asociación de ideas la canción "I will follow him" -célebre por ser la banda sonora de la película SISTER ACT- por aquello que dice de:


I will follow him, follow him wherever he may go, and there is not an ocean to deep, or mountain so high for me, keep me away, away from his love.

Yo le seguiré, le seguiré donde quiera que vaya, y no hay oceáno tan profundo, ni montaña tan alta, que me puedan apartar de su amor.

Y es que eso mismo dice San PABLO en la segunda lectura de hoy "Te alabaré en medio de los gentiles y cantaré a tu nombre", porque así es como se preparan los caminos del Señor, demostrando a los demás que es verdad que hay una Buena Noticia que anunciar, que el Señor ya viene, ya llega, como dice esa otra canción "vienen con alegría, Señor, los que caminan por la vida, sembrando tu paz y tu amor", sólo así conseguiremos abrir caminos, que los que vienen detrás de nosotros, no se encuentren profundo mar, ni alta montaña, que los detenga en su búsqueda del Señor; así ayudaremos a que "se allanen sus senderos, que todo barranco se rellene, que los montes y colinas se abajen, que lo torcido se enderezca y lo escabroso se iguale" para que todos vean "que la salvación de Dios se acerca" (Cfr. Lucas 3,1-6).