martes, 6 de diciembre de 2016

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA
ALGO QUE CELEBRAR


Celebramos hoy el DÍA DE LA CONSTITUCIÓN, la norma fundante del ordenamiento jurídico, "el culmen de la jerarquía normativa" -como gustaba llamar a KELSEN, un notable filósofo del derecho alemán-, en suma el marco de a convivencia en la democracia española, y sin embargo corren tiempos raros en los que constantemente pareciera que "todo lo que ha funcionado y ha funcionado bien" debería ser revisado, como si el texto fuera el responsable de los males políticos o económicos que nos acechan ¿Acaso, por decirlo de otro modo, es el Evangelio malo o engañoso en sí mismo, o por el contrario somos nosotros, con nuestra incoherencia los que lo hacemos malo y engañoso a los ojos de los que no lo conocen?  Pues lo mismo se puede decir, mutatis mutandis, de la Constitución y los políticos españoles.

Y muchos parecen que han perdido el Norte, como se suele decir, creyendo que sus posiciones ideológicas tienen más razón de ser, porque acusan a otras formas de pensar de arcaicas y retrasadas por el simple hecho de no coincidir con las suyas, que no están de ninguna manera claras, insisto "no hay necesidad de cambiar lo que pacíficamente sucedía", absurdamente cambian el nombre de la NAVIDAD por "Fiestas del solsticio de invierno" como si con ese mero cambio nominalista creyeran que la vamos a celebrar de otro modo, o vamos a mutar el significado de dicha celebración; con desprecio absoluto por el sentir popular -el mismo que los sostiene en sus escaños- se empeñan en suprimir esta Cruz de esta plaza, aquella otra Virgen de aquel cerro, o poner trabas a las procesiones y a la Semana Santa, o pretenden decir a las gentes cómo han de celebrar sus costumbres y tradiciones de toda la vida, permitidme un inciso en este punto:

Todos hemos escuchado decir aquello de que FRANCO no pudo con los carnavales de CÁDIZ, es un tópico que se dice siempre en la tele cuando los retransmiten; en ARCHIDONA, creo, si no me falla la memoria, en tiempos de la ocupación musulmana, los cristianos (evidentemente impedidos para celebrar sus ritos de forma pública), llegado el Viernes Santo, colocaban en unas andas a alguien del pueblo que hubiese fallecido hace poco y lo llevaban al cementerio con gran pompa, un entierro más de cara a los musulmanes, la Procesión del Santo Entierro para los cristianos de ARCHIDONA, o sea que la procesión más antigua e ininterrumpida de ESPAÑA... 

...Es decir, estas nuevas corrientes políticas y revisionistas que no se dan cuenta de que, parafraseando al mismo Cristo "Cielo y tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán" (Mateo 24,35), porque FRANCO pasó, pero los carnavles de CÁDIZ permanecieron, los musulmanes pasaron, pero el Santo Entierro de ARCHIDONA permaneció, y lo mismo sucederá con estos tiempos absurdos en los que se considera políticamente incorrecto poner un BELÉN en una plaza en NAVIDAD.

Soy consciente del valor, alcance y significado de la CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA, es verdad, yo no la voté, por mi edad, pero bajo ella me rijo, y como aprendí en la Facultad de Derecho, cursando la carrera, no debe de ser "la más mala" dado que en la tradición  del constitucionalismo español histórico hemos tenido tantas constituciones como gobiernos de distinto signo político, ¡hasta tuvimos una que fue promulgada y nunca aprobada, la Constitución de 1856, llamada por eso la "non nata", no nacida!, y la actual al menos ha sobrevivido ya a varias legislaturas de Gobiernos de distinto signo político, y nos ha valido.

Así que no nos dejemos engañar, he encontrado una obrita antigua, titulada "Conferencias, Sermones y Homilías", del año 1863, escrita por el jesuita J. VENTURA DE RÁULICA que tiene unas palabras que nos deberian hacer reflexionar, y que desgraciadamente, no han perdido para nada su valor y su fuerza en la denuncia que hace:


Son , en fin , enemigos de la Cruz , si no por la intención expresa , al menos por los actos, esos sabios y esos publicistas que so afanan en formar una ciencia , ó una política sin la Cruz o en oposición con la Cruz ; a pesar de que una larga experiencia, y aun experiencias bien recientes, han de mostrado que semejantes ensayos, menos impíos tal vez que insensatos y estúpidos, no conducen mas que a la nada, y, lo que todavía es peor, al mal sin correctivo ni remedio. En un corto período de tiempo se han hecho diez y seis Constituciones fundamentales y sesenta mil leyes ; pero como so ha omitido el darlas por base la Cruz de Jesucristo, todo ese edificio político ha venido a tierra por falta de cimientos.

Se han proclamado la libertad, la fraternidad, la igualdad; pero ¡gran Dios! ¿la libertad es acaso otra cosa que la justicia, la verdadera igualdad otra cosa que la humildad, y la verdadera fraternidad otra cosa que la caridad cristiana? Pues bien, la justicia, la humildad y la caridad, son tres hermanas que provienen de un mismo padre. Con sus divinas palabras y la efusión de su sangre adorable, Jesucristo las hizo nacer sobre la montaña santa: y como que salieron a luz al pie de la Cruz, no pueden vivir sino al lado de la cruz. Mas puesto que al llamarlas por su nombre de libertad, igualdad, fraternidad, parece que se ha querido hacerlas renegar de la santidad y de la divinidad de su origen; puesto que se ha tratado de trasportarlas lejos de la Cruz y de su sombra saludable, solo se con seguirá hacerlas perder la virtud bienhechora y regeneradora que emana de la Cruz. Separarlas de ella es separarlas también de Dios: Extrañas a la Cruz, lo serán del Dios Juez, sin el cual no hay verdadera libertad, serán extrañas del Dios Providencia sin el cual no hay igualdad posible; y extrañas del Dios Padre, sin el cual no hay fraternidad. Bien pronto no tendréis mas que tres hermanas paganas, llamadas Licencia, Anarquía y Tiranía.