martes, 1 de noviembre de 2016

TODOS LOS FIELES DIFUNTOS

Letanías por las Almas del Purgatorio


Señor ten Misericordia de nosotros
Señor ten Misericordia de nosotros
Cristo ten Misericordia de nosotros
Cristo ten Misericordia de nosotros
Señor ten Misericordia de nosotros
Señor ten Misericordia de nosotros
Cristo, óyenos
Cristo, óyenos
Cristo, escúchanos
Cristo, escúchanos
Dios Padre celestial
Ten misericordia de nosotros
Dios Hijo redentor del mundo
Ten misericordia de nosotros
Dios Espíritu Santo
Ten misericordia de nosotros
Trinidad Santa, un solo Dios
Ten misericordia de nosotros
Santa María, Auxiliadora de las almas del purgatorio
Ruega por nosotros
Por mis hermanos y parientes
Ten misericordia, Señor 
Por todos mis bienhechores espirituales y temporales
Ten misericordia, Señor 
Por los que han sido mis amigos y súbditos.
Ten misericordia, Señor 
Por cuantos debo amor y oración. 
Ten misericordia, Señor 
Por cuantos he perjudicado y dañado.
Ten misericordia, Señor 
Por los que han faltado contra mí. 
Ten misericordia, Señor 
Por aquellos a quienes profesáis predilección.
Ten misericordia, Señor 
Por los que están más próximos a la unión con Vos.
Ten misericordia, Señor 
Por los que os desean más ardientemente.
Ten misericordia, Señor 
Por los que sufren más.
Ten misericordia, Señor 
Por los que están más lejos de su liberación.
Ten misericordia, Señor 
Por los que menos auxilio reciben. 
Ten misericordia, Señor 
Por los que más méritos tienen por la Iglesia.
Ten misericordia, Señor 
Por los que fueron ricos aquí, y allí son los más pobres.
Ten misericordia, Señor 
Por los poderosos, que ahora son como viles siervos.
Ten misericordia, Señor 
Por los ciegos que ahora reconocen su ceguera.
Ten misericordia, Señor 
Por los vanidosos que malgastaron su tiempo.
Ten misericordia, Señor 
Por los pobres que no buscaron las riquezas divinas.
Ten misericordia, Señor 
Por los tibios que muy poca oración han hecho.
Ten misericordia, Señor 
Por los perezosos que han descuidado tantas obras buenas.
Ten misericordia, Señor 
Por los de poca fe que descuidaron los santos Sacramentos.
Ten misericordia, Señor 
Por los reincidentes que sólo por la gracia se han salvado. 
Ten misericordia, Señor 
Por los padres que no vigilaron bien a sus hijos.
Ten misericordia, Señor 
Por los superiores poco atentos a la salvación de sus súbditos.
Ten misericordia, Señor 
Por los pobres hombres, que sólo se preocuparon del dinero.
Ten misericordia, Señor 
Por los de espíritu mundano que no aprovecharon sus talentos.
Ten misericordia, Señor 
Por los necios, que vivieron sin acordándose de su propia muerte.
Ten misericordia, Señor 
Por los que estaban desprevenidos para el viaje más importante.
Ten misericordia, Señor 
Por los que juzgaréis más severamente, pues más les fue confiado.
Ten misericordia, Señor 
Por los pontífices, reyes y príncipes.
Ten misericordia, Señor 
Por los obispos y sus consejeros.
Ten misericordia, Señor 
Por mis maestros y pastores de almas.
Ten misericordia, Señor 
Por los sacerdotes de nuestra diócesis.
Ten misericordia, Señor 
Por los sacerdotes y religiosos de la Iglesia católica.
Ten misericordia, Señor 
Por los defensores de la santa fe. 
Ten misericordia, Señor 
Por los caídos en los campos de batalla.
Ten misericordia, Señor 
Por los sepultados en los mares.
Ten misericordia, Señor
Por los muertos repentinamente.
Ten misericordia, Señor 
Por los fallecidos sin recibir los santos sacramentos.
Ten misericordia, Señor 
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo; 
Dales el descanso eterno. 
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo; 
Dales el descanso eterno. 
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo; 
Dales el descanso eterno. 
OREMOS:

¡Oh Dios, Creador y Redentor del mundo, perdona los pecados de tus servidores y servidoras, que la inconsciencia de los hombres olvida en el Purgatorio. Permitid que nuestras oraciones les permitan obtener la liberación por la que tanto suspiran! Señor, vos que castigáis con pesar, y nos mandáis rezar por quienes amáis, dignaos abrir las puertas del Cielo a las almas que han salido de este mundo, y dales el reposo y la felicidad eterna. Os lo pido, por la mediación de Nuestra Señora Auxiliadora de las Almas del Purgatorio y por todos los Santos. 

Amén.