miércoles, 9 de noviembre de 2016

PORQUE EL REINO DE DIOS ESTÁ DENTRO DE VOSOTROS


Hace mucho tiempo, cuando este blog aún no tenía muchas lecturas, ni los seguidores, amigos y lectores que ahora, publiqué un artículo titulado LA BELLEZA DE LA FE, en el que las palabras no eran más que excusa para mostraros unas imágenes de vivencia de la fe que me parecieron, simplemente, muy bellas (podéis verlas en este enlace).

En el Evangelio de hoy (Lucas 17,20-25) el Señor nos dice "El reino de Dios no vendrá espectacularmente, ni anunciarán que está aquí o está allí; porque mirad, el Reino de Dios está dentro de vosotros", es algo tan sencillo y evidente "el Reino de Dios está dentro de vosotros" y no he podido sino evocar la bienaventuranza en la que se menciona el Reino de Dios "Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos", y que en cada Eucaristía, y cada vez que oramos el Padrenuestro, nos atrevemos a decir "venga a nosotros tu Reino"... y en seguida he pensado que el Reino de Dios está presente cada vez que, como sencillos de Espíritu, tenemos esos pequeños gestos por los que subvertimos los valores del mundo, y nos decantamos por los valores del Reino, magistralmente expuestos en el Sermón de las Montañas, que principia, precisamente, con las bienaventuranzas.

Por eso, hoy, como hice con LA BELLEZA DE NUESTRA FE, sólo quiero demostraros que es verdad que "el Reino no ha de venir espectacularmente", porque ya se encuentra presente en estos gestos que os quiero comprtir, de gente, auténticos bienaventurados, que nos superan con creces en esto de ser "humildes siervos y trabajadores del Reino":


La corredora JACQUELINE KIPLIMO renuncia a su primer puesto y a ganar una competición por ayudar a un corredor discapacitado a terminar la maratón en TAIWAN.


Cada atardecer, este hombre se baña en un lago con su perro enfermo porque el agua del lago templado, y la natación, ayudan a reducir el dolor de artrosis que padece el perro.


Dos jóvenes de NORUEGA salvan a un corderito de escasos meses de ahogarse en el océano, al haber resbalado desde un acantilado, con riesgo de sus propias vidas.


Este oficial habla con un hombre que quería suicidarse al borde de un puente. El hombre posteriormente rehizo su vida y tuvo dos hijos, ocho años más tarde fue  el presentador de una gala en la que la FUNDACIÓN AMERICANA CONTRA EL SUICIDIO homenajeaba a dicho agente.


Esta niña vendió todos sus animales de peluche "para poder ayudar a los animales de verdad de un refugio" ¡La pobre sólo recaudó sesenta dólares! por todos ellos, aunque los del refugio se pusieron en contacto con ella para que conociera a los animales que estaba ayudando.


Un anciano de ochenta y cuatro años sufrió un infarto mientras quitaba la nieve del acceso de su vivienda. Mientras estaba en el hospital los mismos miembros del equipo de la ambulancia que le llevó al hospital, regresaron a su casa para terminar la tarea y el anciano se la encontrara limpia de hielo y nieve al recibir el alta.


Un viandante se dio cuenta de que este mendigo leía, día tras día, el mismo libro al no disponer de otro, ni dinero para comprar otros diferentes, así que le regaló un e-book cargado con miles de títulos.


Una anciana, y presumida -dicho sea de paso-, de ochenta y cuatro años estaba deprimida por tener que estar todo el día en camisón, lo que la avergonzaba profundamente, a la vista de todos durante un ingreso hospitalario, para animarla, su nieto mayor se puso otro camisón una noche que se quedó con ella.

Como veréis se trata simplemente de gente corriente, como tu o como yo, que "sabiendo que el Reino de Dios está dentro de ellos" lo manifiestan y lo hacen presente, no de forma espectacular, sino con la sencillez de "pobres de Espíritu" que se saben bienaventurados porque el Reino de Dios les pertenece, porque se lo han ganado por derecho... ¡Siendo sus principales artífices!