sábado, 15 de octubre de 2016

SANTA TERESA DE JESÚS DE ÁVILA
¡De castellana aburrida, nada...!

Santa TERESA de JESÚS de ÁVILA,
una de las primeras obras de @cuartapobreza
para una amiga nuestra del mismo nombre.
Hoy celebramos a Santa TERESA de JESÚS de ÁVILA, y os confesaré que salvo sus poemas,y especialmente si están musicalizados, poco he leído de ella, podría decir, en mi descargo, que "el castellano antiguo es muy áspero y seco", pero sería mentira porque me he leído y disfrutado textos, si cabe, más antiguos y de un castellano más difícil. Antes de seguir os diré, como curiosidad, que Santa TERESA de JESÚS de ÁVILA fue canonizada el día 12 de Marzo del año 1622, por el Papa GREGORIO XV junto con otros tres santos importantísimos: San ISIDRO, labrador; San FRANCISCO JAVIER; San IGNACIO de LOYOLA y finalmente San FELIPE NERI...

...Y claro, esto me da que pensar, que como en todo, siempre hay alguien o algo que se caracteriza por "dar la nota" y "no pegar con el conjunto; ser la nota discordante", y en la anterior relación no cabe duda de que en ese lote de santos es San FELIPE NERI, el que no casa... No casa con la adustez y la severidad, cuasi militar, de un fundador de la talla de San IGNACIO de LOYOLA (perfectamente caracterizado en la película "Sete buoni, Si potete" sobre la biografía de San FELIPE NERI); no queda bien, el pobre sacerdote diocesano de ROMA, y sus arrabales, que nunca salió de su barrio de mala muerte, con todo un misionero y viajero, de mil riesgos y peligros como San FRANCISCO JAVIER; tampoco tiene nada que ver la vida en la corrupta, ampulosa y rimbobante ROMA, con la sencillez del campo madrileño, en el caso de San ISIDRO labrador; y menos pega con otra "castellana recia", como Santa TERESA de JESÚS de ÁVILA... O al menos así me lo he querido figurar siempre. Más o menos como yo hoy, que no pego mucho con el día, que todo el mundo se deshará en alabanzas a Santa TERESA de JESÚS de ÁVILA, y comentando sus obras, y yo no podré hacer nada parecido.

Y es que siempre me he considerado muy amigo de San FELIPE NERI por su gracejo, su espontaneidad y su sentido del humor, casi todo lo contrario de lo que me he imaginado en TERESA de JESÚS, pero escarbando e investigando, para hoy, he descubierto que estab equivocado, que tiene un gran sentido del humor, quizás porque mi prejuicio me evitaba leer sus obras, que es de donde hemos entresacado algunos ejemplos.

En una ocasión escribe a la religiosa MARÍA de SAN JOSÉ con la siguiente recomendación, que es un fino reproche velado, como se podrá comprobar, cargado de una fina ironía: «Al padre fray ANTONIO de JESÚS y al padre MARIANO dé saludos de mi parte, y ya quisiera yo tener la perfección que ellos tienen en no escribirme». En otra ocasión, se queja con la misma ironía y sarcasmo de la preocupación de algunas religiosas por cuestiones de belleza y cosmética en el propio convento: «Algunas monjas no parece que venimos a otra cosa al monasterio sino a procurar no morirnos; cada una lo procura como puede».

Y verdad que es que, hablando del sentido del humor, TERESA deJESÚS, supo hacer lo más difícil, algo que no todos los payasos, bufones y graciosillos de turno saben hacer, por más sonrisas que despierten a su alrededor, y es "reírse de uno mismo", que es una de las ciencias más difíciles del mundo, de ello sí que podemos decir es un don, como dice el Evangelio de hoy "que no entienden los sabios y entendidos, sino la gente sencilla"... porque una cosa es tener sentido del humor, tener una fina ironía, corregir a los demás con sarcasmo, pero sin herir; otra bien distinta es encajar todo lo anterior cuando nosotros somos el objeto de las burlas, las chanzas, las puyas o el sarcasmo de otros... ¡pero saber reírse de uno mismo es algo que a muy pocos les ha sido concedido! y TERESA es una de estas personas, y por ello, por mí, ya merece el doctorado:

En muchas cartas se define a sí misma como "esta viejezuela", en otra carta al Padre DORIA, dirá: «¡Qué propia de vieja poco humilde va esta [carta] llena de consejos!». Y se ríe de sí, viendo que tiene muchas cartas que responder atrasadas y que se le va el tiempo escribiendo cosas que no vienen al caso: «Riéndome estoy de verme cargada de cartas y qué despacio me pongo a escribir cosas impertinentes». En otra ocasión escribe: «Algunas veces me río y conozco mi miseria». Dicen que en una ocasión, viajando de acá para allá, se le atrancó el carromato en un lodazal, intentó bajarse a destrabar la rueda y lo único que consiguió fue hundirla más, y embarrarse ella misma, así que se sentó en el charco y comenzó a quejarse, entonces le pareció que el Señor le decía algo así como: "¡TERESA, TERESA...! ¿De qué te quejas, no ves que en la dificultad es como pruebo a mis amigos?", a lo que ella respondió "¡Pues no me extraña que no tenga amigos su Divina Majestad!" Y a mí que se me antoja que tratar al Señor con esa intimidad y desparpajo es otra cosa que es más propia de "los sencillos" que de "los letrados" ¡Y por ello le vale oto doctorado, de mi parte!

Tanta broma, de mi parte sobre el doctorado, es porque, como sabéis Santa TERESA de JESÚS de ÁVILA es, además, Doctora de la Iglesia, título que ahora nos parece normal, muchas más mujeres lo tienen en la actualidad (Santas CATALINA DE SIENA, TERESA DE LISEUX y HILDEGARDA de BINGEN), por su autoridad, escritos e impronta en la historia de la Iglesia; pero TERESA de JESÚS de ÁVILA también tuvo que ser la primera en este camino, como en tantas otras cosas de su vida, de hecho, la primera vez que se planteó la cuestión, allá por el año 1923, el mismísimo Papa San PÍO IX, por medio de su portavoz, Monseñor AURELIO GALLI, sentenció tajante "la doctrina correcta, pero lo impide su sexo"... 


...Y no fue hasta el año 1970 que PABLO VI la declaró formalmente como tal, curiosamente existe el eco de la noticia en un NODO de la época, más curiosas me resultan (tanto que a algunos les gusta denostar la importancia de la mujer en la Iglesia) las palabras del locutor de la noticia que afirma, en el año 1970, lo siguiente: "esta proclamación inaugura una nueva era en el papel de la mujer en la Iglesia"

Y ahora, permitid que la broma la haga yo, porque yo no sé si por doctora o no (al fin y al cabo San JUAN DE LA CRUZ lo es también), pero lo cierto es que si comparamos las OBRAS COMPLETAS de San JUAN DE LA CRUZ, y de SANTA TERESA de JESÚS de ÁVILA, no hay más que mirar los lomos para saber quién escribió más... ¡Claro que también puede ser simplemente por aquello de que las mujeres hablan el doble que los hombres! Y evidentemente, la Iglesia no cesa en reconocer la sabiduría de sus hijos, recientemente fueron proclamados doctores San JUAN DE ÁVILA y San GREGORIO de NAREK; y entre las candidaturas pedientes de resolución, de entre los hombres me agrada la idea de poder contar algún día como doctor de la Iglesia a San LUIS MARÍA de GRIGNON MONFORT y entre las mujeres, por ejemplo, a Santa JULIANA DE NORWICH... ¡Lo reconozco, aunque estén en estudio, y sean muchos los candidatos y candidatas, se me notan las querencias!