martes, 27 de septiembre de 2016

SAMARITANOS....
EL PUEBLO DEL POZO DE SICAR


Una vez más el Evangelio de hoy (Lucas 9,51-56) es tan breve que conviene copiarlo entero:

Cuando se iba cumpliendo el tiempo de ser llevado al cielo, Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén. Y envió mensajeros por delante. De camino, entraron en una aldea de Samaria para prepararle alojamiento. Pero no lo recibieron, porque se dirigía a Jerusalén. Al ver esto, Santiago y Juan, discípulos suyos, le preguntaron: «Señor, ¿quieres que mandemos bajar fuego del cielo que acabe con ellos?» Él se volvió y les regañó. Y se marcharon a otra aldea.

Muchas veces, de gente incoherente habremos oído decir a nuestro alrededor "¡Parece mentira que con lo cristiano que es, lo cabrón que resulta para algunas cosas!", y es que algo parecido se puede decir de los apóstoles en el día de hoy "¡Parece mentira que llevando tanto tiempo con el Señor, no hayan aprendido nada, y sean tan brutos!" esto es "¿Quieres que mandemos bajar fuego del cielo que acabe con ellos?" y claro, el Señor en buena lógica no puede hacer sino una sola cosa "se volvió y les regañó", no sé la palabra que usara el griego evangélico, pero sí me hace gracia el término al menos de la traducción castellana "les regañó" ¡Justo como se hace con los niños pequeños, traviesos y desobedientes!

Quizás esta salida de tono de los apóstoles se deba a la tradicional inquina que tenían los judíos, los apóstoles lo eran, a los samaritanos... No sé si todos los sabréis pero había una gran enemistad entre los judíos y los samaritanos, el Evangelio de JUAN lo refiere, de paso, en el encuentro de Jesús con la mujer samaritana, que se extraña de que un judío le hable "porque los judíos no se tratan con los samaritanos" (Juan 4,9); esta enemistad se debe a diferencias de carácter religioso que provienen de la primera deportación de los judíos:

En el año 740 AC los asirios conquistaron a las diez tribus de ISRAEL. La Biblia cuenta que el pueblo marchó al exilio (en realidad sólo la élite intelectual, cultural y religiosa fue deportada y llevada a ASIRIA por la fuerza), el pueblo llano, sencillo, permaneció en el territorio, pero la élite cultural y religiosa fue sustituida por colonos extranjeros con cierta instrucción religiosa similar a la judía. Aunque el pueblo samaritano, originado con esta inculturación de la cultura asiria entre el pueblo llano, reconocía la TORÁ (la Palabra de Dios), fue despreciado por el pueblo judío. Porque después de regresar los deportados se encontraron con que otra élite cultural había suplido su parte entre el pueblo, y hubo que luchar por recuperar la ortodoxia de las costumbres y la fe de los judíos (de la que eran por supuesto los regresados), así que los samaritanos quedaron como los heterodoxos que había que despreciar.

Samaritanos celebrando en el Monte GARIZIM en la actualidad

Actualmente siguen existiendo los samaritanos, según unas fuentes genealógicas que he consultado, en la actualidad su cifra es de unas setecientas personas, establecidas principalmente en la ciudad de JOLON, cerca de TEL-AVIV, agrupados en un barrio propio llamado NEVES-PINJÁS, aunque la gran mayoría de ellos viven en las faldas o aledaños del MONTE GARIZIM, en la ciudad de NABLÚS (bajo dominio palestino, aunque los samaritanos siempre se ha mantenido al margen del conflicto judío-palestino), curiosamente la actual NABLÚS es la antigua SIQUEM, o SICAR, donde el pozo del mismo nombre, fundado por JAACOB y donde posteriormente tuvo su diálogo el Señor con la mujer samaritana. 

Hombres samaritanos en su Pascua
Aunque, culturalmente hablaban al principio el samaritano (una rama del arameo) posteriormente adoptaron el árabe como lengua principal y el hebreo moderno como lengua secundaria (el samaritao sólo se usa ya en la liturgia y la oración), y tienen gran cantidad de influencias orientales en su literatura, escritos, vestimenta... Una de estas influencias, por ejemplo, es que para los samaritanos sólo hay cinco pilares básicos de su fe (formulados de forma muy cercana a la de los musulmanes, como podréis comprobar): Sólo el Señor es Dios y no hay nadie como Él; MOISÉS fue el profeta por excelencia elegido por Dios; hay que observar la ley dada por el Señor a MOISÉS; los samaritanos son los únicos guardianes de la Ley, el monte GARIZIM es santo, es la casa de Dios "¡Cuán imponente es este lugar! Esto no es más que la casa de Dios, y esta es la puerta del cielo" (Génesis 28,17), lugar escogido por el Señor para su santuario, el ombligo del mundo (Jueces 9:37); la venida del "Ta'eb" (el queivalente al mesias de los judíos), el restaurador de todas las cosas, iniciará la época de la venganza y la recompensa; el santuario del monte GARIZIM será restaurado, los impíos serán destruidos y los justos serán premiados "Del Señor es la venganza y la retribución; a su tiempo su pie resbalará, porque el día de su aflicción está cercano, y lo que les está preparado se apresura" (Deuteronomio 32,35).

Al tratarse de una comunidad tan pequeña, unas setecientas personas, como hemos dicho, y a su radical separación de los judíos, los samaritanos siempre se casan entre ellos, entre familias y sus clanes, por lo que han padecido de una gran endogamia genética que les ha hecho acreedores de muchas enfermedades de tipo genético, solo recientemente, para renovar el genoma, el consejo de ancianos samaritano ha autorizado las bodas con mujeres no samaritanas (aunque en todo caso han de ser judías).

Muchacha samaritana en la actualidad
Los samaritanos son nombrados varias veces en el Evangelio, en la parábola del buen saaritano el Señor usa el ejemplo de un samaritano bueno para oponerlo ala hipocresía de los judíos que se creen perfectos en lo moral (Lucas 10,25-36), tenemos el encuentro del Señor con la mujer samaritana, que ésta creyó en el Señor y dijo a sus vecinos "Venid, ved a un hombre que me ha dicho todo cuanto he hecho. ¿No será éste el Cristo? Entonces salieron de la ciudad, y vinieron a él" (Juan 4,28-30), a lo que tenemos que añadir las numerosas conversiones que consiguió el apóstol FELIPE entre los samaritanos, como narran los Hechos de los Apóstoles (8,4-19); por eso los investigadores consideran que los samaritanos auténticos, en la actualidad son tan pocos en número, porque es de suponer que casi todos se convirtieron al cristianismo muy tempranamente.

Así que, gracias al exabrupto de los apóstoles en el Evangelio de hoy hemos podido conocer una nueva cultura ante nuestros ojos, los samaritanos, que por su historia, tradición y acervo cultural, bien debería considerarse, por los organismos internacionales, de esos patrimonios personales e inmateriales a proteger para que no se extinga.