jueves, 18 de agosto de 2016

BBC
¡BODAS, BAUTIZOS y COMUNIONES!


¡Mirad que son engorrosas las bodas! ¿Verdad? Porque siempre son un trastorno cuando te invitan a una ¡si no, mirad la que se monta en el Evangelio de hoy! (Mateo 22,1-14), porque cuando te llega una invitación de boda lo primero que piensas es "¡Anda, se casa mi prima LEOCADIA, la del pueblo!", y claro, después de la sorpresa inicial caes en la cuenta y te dices "¿LEOCADIA? ¡Pero si yo ni siquiera la invité a mi propia boda! ¿Y a qué se habrá acordado de mí?", luego en frío piensas... "será que como estamos en crisis, habrá invitado a primos más lejanos para pillar más dinero con la boda"... (como ese chiste en el que uno dice: "¡Se casa mi primo, y me ha mandado la invitación con el número de cuenta (una moda muy actual que me parece una absoluta falta de decoro) qué majo, he domiciliado el agua, la luz, el teléfono...!") y ya, en el colmo de tus disquisiciones interiores caes en la cuenta "¡En el pueblo......! Pero si TORDESILLA DE LA VAQUILLA está en el quinto pino ¡Si yo no he vuelto al pueblo desde que me fui!"... 

...Y entonces vienen las excusas... "Mira, LEOCADIA, que no puedo ir por el trabajo" y la otra "¡Pero si la boda es en Agosto, con tus vacaciones!" y tú "¡Ah, no, quita, que es que operan a mi mujer, te acuerdas, de los juanetes, si ya te lo contó ella por teléfono!" y tu prima "¡No te preocupes, no habrá operación, si el traumatólogo también está invitado a la boda, no ves que también es de TORDESILLAS DE LA VAQUILLA!" y así en una guerra de excusas, contraexcusas... hasta que llega el momento de tomar una determinación: Porque si decides ir, se te va a notar que estás "de compromiso" con lo que quedas mal, aparte del gasto del regalo, el desplazamiento... y si decides no ir, ante LEOCADIA y la familia, quedas mal que peor...

Debemos pensar que el Señor, por lo colorido de la narración, ¡coño, el padre del novio se mosquea tanto con las excusas como "para prender fuego a la ciudad"! -mosqueo que ni siquiera tuvo AZNAR, todo un Presidente de Gobierno, con los que excusaron o criticaron la boda de su hija-, sabía bastante de bodas y compromisos, y de la naturaleza y la hipocresía humana, ¡aunque sólo fuera porque en CANÁ su Santisima Madre le sacó los colores!, como para ofrecernos una descripción tan viva de este tipo de eventos "BBC" (Bodas, Bautizos y Comuniones), es decir, en todo los casos, salvo para el que los vive de verdad, compromisos sociales, en los que sólo se va por aparentar, quedar bien con la familia, y que son un engorro...


... Y aquí es donde radica el fracaso de la boda de la parábola, el punto sobre el que el Señor nos quiere hacer reflexionar, sobre aquello de "aparentar" y el compromiso, la coherencia... porque, por ejemplo, yo mismo no fui a la boda de mi hermano, no estaban las cosas en la familia, por circunstancias largas de contar, como para caer de nuevo en la trampa de "ir por aparentar", así que -con más razón o menos- al menos decidí ser coherente con "lo que sentía mi corazón", por más disgusto que se llevara mi madre, mi hermano o quien fuera... Al final la vida nos ofrece los palos suficientes ¡ya que no nos dan apuntes al nacer! para saber, por experiencia propia, y dolorosa, que nunca es bueno hacer las cosas forzado por apariencias, sino por coherencia... Algo parecido le pasó a @cuartapobreza, quien decidió no ir a la boda de una hermana porque ésta se celebraba por lo civil, en una niña que no ha tenido nunca ninguna experiencia negativa con la Iglesia, que ha recibido una sólida formación cristiana, en su familia, al propio @cuartapobreza me remito, y que ha sido entregada y servicial donde las haya... ¿Entonces? os preguntaréis, pues en este caso "el quedar bien era por todo lo contrario" pues aquel capricho de la boda civil venía de la parte del novio... y como @cuartapobreza no compartía ni la celebración, ni en este caso la cobardía de su hermana en defender sus valores, pues tomó la misma decisión... ¡con el consiguiente revuelo familiar!

Y sí, debe de ser verdad que nadie es "profeta en su tierra", menos aún en la familia, porque a la larga, pese a ser considerados, cada uno a su estilo, y frente sus respectivas familias, los "aguafiestas" de turno, la triste realidad es que ambos matrimonios han terminado en fracaso, mi hermano además un matrimonio canónico, al menos el error de la hermana de @cuartapobreza, a futuro, al ser una boda civil, no la ata a su error para toda la vida... muy triste todo, pero en su día nadie pensó en nuestra tristeza, y en nuestra coherencia.

Y vayamos a la moraleja: Somos la familia del Señor, por la gracia del bautismo, nadie nos ha obligado a aceptar este don, y entre nosotros, los bautizados, lo mismo que en la boda de la parábola "salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, buenos y malos", hay buenos y malos, no nos vamos a escandalizar por ello, pero como pertenecer a esta gran familia es algo, libre y voluntario... ¡leche, qué menos que ser coherentes! no se puede ser cristiano al socaire de los acontecimientos, como diría EMILIO, el portero de la serie AQUÍ NO HAY QUIEN VIVA, "¡un poquito de por favor!", no seamos pusilánimes, del estilo de "ahora me interesa llevar una medalla de semana santa a pecho y que todos la vean" y "luego en el trabajo disimulo que soy creyente, para no buscarme problemas", lo mismo que el invitado a la boda, si has venido, es porque has querido, pero si optas por venir "¡Vístete acorde con las circunstancias!", que nadie te obliga a ser cristiano, pero si lo eres, a tiempo completo, que esto no es un traje que se quita y se pone a capricho, es una radicalidad esencial, la de Cristo y el Evangelio, la causa común de todos los bautizados, salvo que, tu fe sea tan pobre y mediocre como el traje de tu primera comunión, que ya se te quedó pequeño....