miércoles, 26 de noviembre de 2014

LA IMPORTANCIA DEL NOMBRE DE JESÚS (YESHUA) EN LAS COMUNIDADES JUDEO MESIÁNICAS


No sé si sabréis que existen las llamadas comunidades "judeo-mesiánicas", aunque el nombre puede ser equívoco, ya que la denominación hace referencia a dos realidades completamente distintas, aunque ambas con origen en ISRAEL; por un lado encontramos comunidades de creyentes judíos, que empiezan a interrogarse acerca del carácter salvador de JESUCRISTO, como MESÍAS, aunque sin renunciar a su fe judía; y por otro lado también, a comunidades cristianas, especialmente en ISRAEL, que sin dejar de ser católicas, quieren mantener sus elementos culturales propios de su herencia judía (al fin y al cabo la Iglesia, desde JUAN PABLO II, llama con respeto a los judíos "nuestros hermanos mayores en la fe"), así, por ejemplo, en este tipo de comunidades sus niños celebran tanto la primera comunión como la "bar mitzvah" de los niños judíos.

Remitiéndonos a las comunidades judías, mesiánicas, son muchas las que han procedido a la traducción, al hebreo del EVANGELIO, de la totalidad de los libros del Nuevo Testamento, y que han incorporado, con normalidad, al ciclo de lecturas continuado que durante todo el año se sigue en las sinagogas. En muchas de estas traducciones mantienen la literalidad de sus expresiones hebreas, allá donde es posible, por ejemplo en el nombre de JESÚS que, evidentemente, aparece transcrito como YESHUA. Sobre el nombre de JESÚS me han remitido por correo electrónico (una de estas comunidades) un artículo que me ha parecido interesante compartir con vosotros sobre "el nombre de JESÚS" en este tipo de comunidades judeo mesiánicas:

Por eso, Dios lo exaltó  y le dio el Nombre que está sobre todo nombre”  (Filipenses 2,9)

Recientemente, algunos de nuestros seguidores nos han escrito preguntando acerca del por qué de usar el nombre de YESHUA, en vez de JESÚS, en nuestros textos; otros, sin embargo, opinan que la forma más correcta sería YASHUA (porque al incluir la raíz propia del nombre de Dios, YAHVEH, mostraría mejor tanto la humanidad como la divinidad de CRISTO), otros, finalmente estiman que al forma correcta sería la de YESHU.

¿Cuál es la transcripción correcta?

Teniendo en cuenta que el nombre de JESÚS aparece en las traducciones inglesas de la Biblia unas 900 veces, es por lo que mucha gente cree que el nombre judío del mesías es JESÚS.  Hay que aclarar que, tanto en inglés como en otros idiomas, el nombre de JESUS es la trabnscripción más aceptada del nombre griego —Iησοῦς-,  lo que es a su vez una transcripción literal, en el caso del griego, del nombre hebreo -יֵשׁוּעַ-, que se pronuncia, dicho sea de paso como YESHUA. Hay que advertir que la forma griega, tal como la conocemos hoy, del nombre de JESÚS es la que se ha venido usando desde siempre, tal y como lo atestigua la SEPTUAGINTA (la primera traducción al griego de la Biblia) y también en las referencias a JESÚS contenidas en el historiador JOSEFO y en el filósofo judío FILO DE ALEJANDRÍA.

En hebreo nos encontramos con similares problemas de transcripción, es del todo evidente que el nombre hebreo para JESÚS es YESHUA (יֵשׁוּעַ), que significa "salvador", que a su vez es la variante corta del nombre extendido YEHOSHUA (יהושוע), que significa "El Señor salva, El Señor es salvación o el Señor salvará". En tiempos de JESÚS era muy común el uso de la variante corta, como queda atestiguado en otros contemporáneos de CRISTO, del Siglo I, en JERUSALÉN, o como aparece recogido en gran cantidad de osarios y urnas funerarias.

En la "Tanakh" (nombre de la Biblia judía), los nombres de YESHUA y YEHOSHUA aparecen unas treinta veces, aunque con sentidos diferentes:

Frecuentemente se utiliza de forma intercambiable con JOSHUA (Josué), por ejemplo en el libro de Esdrás (3,2) "Entonces YESHUA, hijo de Josadac, con sus hermanos los sacerdotes, y Zorobabel, hijo de Sealtiel, con sus hermanos, reconstruyeron el altar del Dios de Israel, para ofrecer sobre él holocaustos, como está escrito en la Ley de Moisés, el hombre de Dios" que en este caso se transcribe en otras ocasiones como JOSUÉ.

En el libro del profeta Zacarías sucede exactamente lo mismo que en el caso anterior (como se observa a lo largo del capítulo 3, hablando del sumo sacerdote) "Luego me hizo ver al Sumo Sacerdote YESHUA, de pie ante el ángel del Señor, mientras el Adversario estaba a su derecha para acusarlo" (Zacarías 3,1)


Hay otra aparición, de la variante larga YEHOSHUA en el libro del éxodo en relación con un ayudante de MOISÉS: "El Señor conversaba con Moisés cara a cara, como lo hace un hombre con su amigo. Después Moisés regresaba al campamento, pero YEHOSHUA –hijo de Nun, su joven ayudante– no se apartaba del interior de la Carpa" (Éxodo 33,11) y curiosamente, sin embargo, al hacer referencia al mismo personaje en el libro de los Números (13,8) al mismo personaje se le llama HOSHEA (הוֹשֵׁעַ) hijo de Nun. Ciertamente que el nombre de HOSHEA (nuestra traducción al castellano es OSEAS) significa "él salva", pero no es un nombre apropiado para el Mesías, porque transmite la idea de que sólo él salva, humanamente, mientras que la incorporación de la raíz -Y- (del nombre de YAHVEH) es la que transmite la idea de que "Dios salva en JESÚS", remarcando su doble naturaleza humana y divina.

Por su parte el "Talmud" (la enseñanza de los Rabinos) utiliza el nombre de YESHUA solamente una vez para hacer referencia al caso de YESHUA hijo de JOSADEK, en uno de los asuntos sometidos a la consideración (jurisprudencia) de los ancianos. en todas las demás referencias del "Talmud" se prefiere el uso de la grafía YEHOSHUA, aunque parece una vez mencionado "cierto hombre de NAZARET, llamado YESHU" Muchas veces se ha dicho que YESHU es un acrónimo de la frase hebrea "Y'mach Sh'mo V'Zichrono" (que significa "que su nombre y su recuerdo sean borrados", donde algunos ven como una clara referencia contraria a JESÚS en el "Talmud"), aunque lo cierto es que la gran mayoría de los estudiosos están de acuerdo en afirmar que YESHU es la forma dialectal propia de GALILEA de nombrar YESHUA. Teniendo en cuenta que JESÚS era de GALILEA es por lo que un sector muy importante entre los judíos, sean ortodoxos o mesiánicos, están de acuerdo en considerar que el nombre hebreo de JESÚS sea YESHU.

Para la gran mayoría de los judíos, incluidos los medios de comunicación el nombre de JESÚS es YESHU (para referirse al hebreo más correcto de YESHUA) y rara vez lo mencionan, en el caso del JESÚS de los cristianos, por su nombre completo, que en hebreo es "Yeshu Ha-Natzri" (es decir, Jesús, el Nazareno). Este mismo nombre es que se referencia en el Diccionario Hebreo Ben Yehuda y en la gran mayoría de los textos civiles y religiosos judíos, aunque la forma más usada en las traducciones hebreas del Nuevo Testamento sigue siendo la de YESHUA.

Otros estudiosos, aunque son minoría, consideran que la forma más correcta para referirse -en hebreo- al nombre de JESÚS debería ser YASHUA, ya que consideran que la raíz hebrea YAH- es más acorde con su filiación divina (como hijo de YAHVEH) por lo que debería ser ésta la sílaba usada en la composición del nombre de su hijo. Sin embargo, como el hebreo bíblico carece de vocales tampoco podemos estar al cien por cien seguros de que YAHVEH deba leerse de la misma manera, es decir con la sílaba YAH-. Sin embargo ninguna transcripción rabínica, bíblica o incluso de los documentos del MAR MUERTO aetstiguan esta posibilidad, pues como hemos dicho, el nombre de YAHVEH carece de vocales y en todos los textos bíblicos o litúrgicos, dado el respeto debido a su nombre, sólo se escribe el llamado TETRAGRAMMATON: Yud-Hei-Vav-Hei  (יהוה or YHVH, en castellano sin vocales). Aunque la raíz YAH- referida a Dios aparece en la Biblia en gran cantidad de palabras compuestas con el nombre de Dios, así por ejemplo  forma parte de la construcción de la palabra "Halleluyah" ("alabad a Dios"), y en gran cantidad de nombres hebreos como "Eliyah" (ELÍAS), "Isayah" (ISAÍAS), y "Jeremiyah" (JEREMÍAS). 

Hay, no obstante, un último argumento para los que afirman que el nombre de JESÚS debería ser YASHUA, por la divinidad de la raíz YAH-, y es concretamente el Evangelio de Juan (5,43) en donde se lee "Yo he venido EN NOMBRE DE MI PADRE"

Sea como fuere la escritura es clara en afirmar que nuestra salvación depende de nuestras obras, y de la gracia de Dios, lo que no incluye, de forma alguna, estos debates acerca de la forma correcta de pronunciar el nombre de nuestro salvador:

"Habéis sido salvados por la fe, y por la gracia. Esto depende de vosotros, sino que es un don de Dios"  (efesios 2,8).

Nuestra salvación depende de la creencia en la persona, en la reputación y en la esencia salvadora de Cristo, que se oculta bajo su nombre hebreo, en quién es él y en cuáles fueron sus obras, no olvidemos que el propio JESÚS dijo de sí mismo:

Yo soy la resurrección y la vida. Aquellos que creen en mí, vivirán en mí aunque mueran" (Juan 11,25)

Cabría pensar que si el nombre de JESÚS tiene tanta importancia para nuestra salvación, e incluso para nuestra fe en él, que los antiguos escribas tendrían mucho cuidado en no tergiversar el santo nombre, sobretodo a la hora de transcribir y copiar los textos del Evangelio o las enseñanzas de San PABLO, sin embargo tenemos que decir que esto no es así. En efecto, los testimonios más antiguos del Evangelio de Juan (los llamados papiros nº 52 y nº 66) -escritos apenas 50 años después de los acontecimientos originales- no intentan transcribir con fidelidad la pronunciación hebrea, no olvidemos que están escritos en griego, de esta forma usan "Ιη-" (para transcribir la raíz hebrea YE-, que se transcribe como JE- en la gran mayoría de los idiomas modernos, dando lugar al nombre de JESÚS). Por su parte en los fragmentos evangélicos papiráceos que se conservan la mayotía de las veces la palabra "mesías" aparece abreviada como un simple "Χρ-" (del griego "kristos", es decir, el mesías, el salvador); por su parte "Dios" o en hebreo "Elohim" aparece abreviado con una simple "Θ" del griego "Theos"; la expresión tan querida por JESÚS para referirse a Dios padre se acorta con un simple "Πρ-" de "pater" y el hebreo "Adonai" se transcribe con una simple "Κ-", de "Kyrios", es decir, "el Señor".

Ello se debe a la antigua costumbre hebrea de no escribir nunca el nombre de Dios de forma propia y correcta, sino por medio de eufemismos, abreviaturas, circunloquios u otras figuras literarias, para evitar que el santo nombre fuera profanado por una destrucción accidental, natural o provocada de su soporte físico.

Las comunidades judeo mesiánicas también creemos en la oración del nombre de JESÚS ¿Qué significa esto? Significa que cuando oramos, nuestra oración reflejan las actitudes, sentimientos, objetivos y propósitos del mesías. Significa que creemos firmemente estar en la presencia de Dios, Padre bueno del cielo, cuando le invocamos por medio de YESHUA, que cumplió en su vida todo lo que Dios le encomendó, hasta su muerte en la cruz de los romanos, su entierro y su resurrección. Por su vida carente de pecado él fue elevado de la muerte y resucitado al tercer día. Por su resurrección creemos que él tiene el poder, no sólo de perdonar nuestros pecados, sino de darnos la victoria absoluta sobre la muerte, porque ha vencido al enemigo, una vez para siempre. Y creemos que no hay otro nombre, no hay otra persona, no hay otra autoridad más que la suya:

Por eso Dios lo engrandeció y le dio el Nombre que está sobre todo nombre, para que al Nombre de Jesús se doble toda rodilla en los cielos, en la tierra y en el abismo” (Filipenses 2,9–10)