martes, 21 de octubre de 2014

¡CALENTANDO MOTORES, TEMPLANDO LOS CORAZONES!


Aquellos que nos siguen con cierta asiduidad, por este blog, o por medio de las redes sociales, básicamente en la cuenta de la Asociación en TWITTER que es @pobresdenazaret, sabéis que nuestro proyecto estrella, desde hace ya dos años es el que hemos venido en llamar APADRINA UNA CENA DE NOCHEBUENA.




Os diré, para los que aterricéis de nuevas por estos lares, que es el único proyecto de la Asociación en el que se trabaja con dinero (por lo que más adelante explicaré) puesto que la Asociación, por opción por los pobres (y por ingrato que es siempre el dinero) tiene absolutamente prohibido, por Estatutos Sociales y por "ideario interno" el aceptar, funcionar, o trabajar con dinero para ninguno de sus proyectos, salvo éste, el resto de los proyectos se ejecutan siempre con aportaciones de los propios socios (y siempre para cartelería, correo, fotocopias, en suma, materiales...) y en lo que se refiere a aquellos casos que hemos tenido de necesidad a lo largo del año (nuestro proyecto AYUDA INMEDIATA) siempre consiste en comida, juguetes, ropa infantil, ropa de casa, etc, etc... que recaudamos siempre sobre la marcha a fuerza de hacer llamamientos a familiares, amigos, socios, colaboradores, etc, etc...

En APADRINA UNA CENA DE NOCHEBUENA, el objetivo es bien sencillo, se trata de facilitar a familias en riesgo de exclusión social una cena de Nochebuena digna; no se trata de dar comida, como cualquier otro día del año (que cualquier día es bueno para dar garbanzos, pasta, tomate frito, atún, lentejas o arroz); se trata de que sea, de verdad, una cena de Nochebuena, como la que tú o yo tomaremos esa noche en casa, con dignidad, con carácter festivo, que de eso se trata. Para ello confeccionamos una lista (consensuada entre los miembros de la Junta Directiva), por ejemplo el año pasado la cena contenía (un pollo asado con su ración de patatas, pepinillos en vinagre, paté, biscottes de pan, piña en almibar, turrón blando, turrón duro, mantecados, vino blanco, rioja, sidra, refrescos, salchichón, chorizo, queso, aceitunas, melocotón en almíbar, naranjas, gulas, patatas fritas, chocolatinas y chucherías), una vez decidido el lote comienza la tarea verdaderamente dura:

Hay que buscar precios, por si se compra todo en el mismo establecimiento, o por si hay que economizar comprando las cosas salteadas en diversos lugares, lo que nos permitirá saber el presupuesto, una vez calculado, ya podemos empezar a pedir el dinero (sobre el precio de un lote) con independencia de que luego cada cual aporte lo que le parezca oportuno, sea más, o sea menos, ya que al final, sabiendo el dinero del que disponemos, se sabe cuántos lotes nos salen, y entonces, sólo entonces, buscamos las familias que los puedan necesitar (evidentemente no podemos ilusionar a más familias que lotes tengamos, ni permitirnos el lujo de que nos sobren lotes sin adjudicar, ante todo hay que ser responsables, tanto con las personas a las que se sirve, como con aquellas que colaboran a que todo esto sea posible).

El año pasado el lote nos salió por TREINTA EUROS (30 €) y, sinceramente, no creemos que este año vayamos a salirnos de dicho presupuesto, porque, con la crisis arreciando más todavía, mucho nos tememos que "nos las vamos a ver y nos las vamos a desear" para poder pedir más... así que habrá que reestructurar la lista para que no desmerezca en calidad y cantidad, lo que supone más quebraderos de cabeza ¡al final compraremos en trescientas tiendas diferentes!

En honor a la verdad, economizamos mucho gracias a la ayuda de los comerciantes del barrio: el frutero nos regaló la bolsa de naranjas por familia, lo mismo hizo la tienda de chucherías del barrio, de toda la vida, respecto de las chuches de los niños, la tienda de los pollos asados nos regaló las patatas de guarnición, el ultramarinos nos regaló los pepinillos en vinagre, la panadería las chocolatinas de los niños, y por aquello de que "no sólo de pan vive el hombre, sino de toda Palabra que sale de Dios" (Mateo 4,4) para ser fieles a nuestro ser cristiano, no somos una ONG cualquiera, como dice el Papa FRANCISCO "la caridad es buena, pero la Iglesia no es una ONG, sino que debe anunciar a Cristo y ejercer su caridad en Cristo" solicitamos, y amablemente así lo hicieron, a la LIBRERÍA PAULINAS de GRANADA que nos donara tantos ejemplares del EVANGELIO DEL DÍA 2014 como lotes hicimos.



Al final, que este proyecto APADRINA UNA CENA DE NOCHEBUENA ya va por su III EDICIÓN, en los dos años precedentes, y pese a que en la Asociación somos "cuatro gatos", podemos decir, con toda alegría, que en los dos años precedentes habremos atendido un total de unas 60 familias, lo que incluye cerca de 70 menores de edad, los adultos aparte, y además, también han sido beneficiarios de este proyecto (al estar el pollo y las patatas ya cocinados) unos diez sin techo (literalmente, mendigos de la calle), y no siempre en GRANADA capital (que nuestras familias han sido de la Zona Norte y el Zaidín), sino también MARACENA, LA ZUBIA y ¡hasta VALENCIA! (a donde remitimos el equivalente económico, para que una religiosa amiga nuestra, que quería colaborar, comprara ella las cosas y buscara dos familias, de su entorno de conocidos, que las pudieran necesitar).

IBAN
ENTIDAD
OFICINA
DC
Nº de CUENTA
ES95
3023
129
27
5997132401

Como ya sabemos que Navidad es cuando todo el mundo pide, no queremos ir de ligeros, pero queremos hacer las cosas con calma, para que no nos pille el toro como siempre, que no nos pilla por falta de ilusión y ganas de servir, si no por mor de la necesidad, que siempre, a última hora, te enteras de nuevas familias, y nuevas necesidades, a las que es muy duro decir que no, porque, simplemente, "ya no hay más que repartir", si alguno, leyendo estas líneas, quisiere colaborar, que lo haga, os dejo para ello el número de cuenta, pero por favor, salvo que queráis el anonimato absoluto, identificaros de alguna forma en el ingreso, o mandad un correo a pobresdenazaret@hotmail.com, o mandad un mensaje directo en twitter (@pobresdenazaret) más que nada para poder luego hacer los agradecimientos oportunos, y por encima de todo, rendir cuentas, que como hemos dicho antes es el único proyecto para el que pedimos dinero y, éste, en efecto, es muy ingrato.