lunes, 22 de septiembre de 2014

EL LIBRO DE TOBÍAS
"GUÍA DEL VIAJERO PARA LA VIDA"
Capítulo 4.- Tobías

Si en la primera sección narrativa asistíamos a la exposición de una vida buena y honrada, la de TOBIT, ahora, con la presentación de su hijo TOBÍAS, contemplamos todo un proyecto de vida, en la serie de consejos que le da su padre, un proyecto de vida aún por realizar que no descuida ningún detalle:

Que tenga fe.- “Acuérdate del Señor, no quieras pecar, ni transgredir sus mandamientos” (Tobías 4,5)

Que tenga esperanza.- “Porque si te portas según estas cosas tendrás éxito en tus empresas” (Tobías 4,6)

Que tenga caridad.- “No vuelvas la cara ante ningún pobre, da conforme a lo que tengas” (Tobías 4,7-9)

Que sepa someterse con docilidad a lo que hoy en día llamaríamos dirección espiritual.- “Busca el consejo de los prudentes, y no desprecies ningún aviso saludable” (Tobías 4,18)

Incluso le da consejos en el orden social.- “No retengas el salario de los que trabajan para ti” (Tobías 4,14)


Si de su padre dijimos, mirando toda una vida hacia atrás, en su ancianidad, que de él se podía decir aquello de que “pasó por la vida haciendo el bien(Hechos 10,38), en el caso de su hijo –mirando en este caso toda una vida por delante- el resumen podría ser “haz el bien y no mires a quien” aunque el refrán se traduce evangélicamente en la llamada “regla de oro”, también presente en TOBÍAS como regla de conducta: 

“No hagas a nadie lo que no quieras que a ti te hagan” (Tobías 4,15; Mateo 7,12; Lucas 6,31)