miércoles, 23 de julio de 2014

EL PAPA FRANCISCO ES UN HOMBRE DE DIOS

Muchos de los que me siguen por las redes sociales saben que no suelo ser muy amigo de mencionar al que llamamos "eufemísticamente" como "el tío del rabo", es decir, el maligno, el sumo orgulloso, el padre de la mentira, esto es, el demonio, y que cuando alguien lo hace en las redes sociales inmediatamente le respondo para zanjar la cuestión diciéndole que "el mejor desprecio, es no hacer aprecio" porque como sumo orgulloso, lo único que pretende es eso, reconocimiento, pleitesía y publicidad por nuestra parte.

Sin embargo, no puedo evitar, en cierto modo, ser hijo de la Renovación Carismática Católica, y en ella he aprendido que, lo mismo que hay que tener un poco de fe y ojos de niño para ver maravillas, que las he visto y se han producido ante mis ojos, y yo mismo las he experimentado, no menos cierto es que también he aprendido que cuando, en jerga de la RCC, "algo es de Dios, más posibilidades hay de que aparezca el tío del rabo enredando, o no sería él, queriendo desbaratar los planes de Dios, como siempre", y aunque no os lo creáis es un buenísimo criterio de discernimiento para saber si algo es o no de Dios, o es por el contrario, una simple obra nuestra... nosotros no le importamos al demonio lo más mínimo, somos pobres criaturas que no podemos hacer sombra a ese reconocimiento que constantemente exige, como aprendí, por cierto en una antigua película titulada ÁNGELES Y DEMONIOS, en la que a los seres humanos, despectivamente, tanto los unos como los otros nos llamaban despectivamente "los monos parlantes a los que Dios, inexplicablemente, ama tanto"... 

Todos los santos han tenido experiencia de este criterio de discernimiento, pensemos, por ejemplo en Mª EMILIA RIQUELME Y ZAYAS, religiosa y fundadora granadina, uno de cuyos pensamientos dice de la siguiente manera "empezaron los problemas, buena señal", o en uno de los sacerdotes más santos entre los santos, San JUAN MARÍA VIANNEY, el santo Cura de ARS, que era objeto de una verdadera persecución por parte del demonio, en todas las vidas de los santos no existe un caso en el que la acción del demonio haya sido tan larga, variada y violenta. Los fenómenos iban desde los ruidos y voces hasta los ataques personales. En cierta ocasión, la cama del párroco se incendió inexplicablemente en mitad de la noche, lo que fue observado por varios sacerdotes que dormían en su misma habitación, precisamente enviados por el obispo para comprobar si estos ataques eran invenciones suyas para dárselas de santo, así uno de estos delegados episcopales, aún temblando, el padre TOCCANIER le dijo: «Seguramente que os asustáis mucho en algunas ocasiones» a lo que San JUAN MARÍA VIANNEY, ta acostumbrado estaba ya a esos ataques, que le respondió con naturalidad: «A todo se acostumbra uno, amigo mío. El diablo y yo somos ya casi compadres».

Os cuento todo esto, porque a la luz de lo expuesto no cabe duda alguna que "si la capacidad del demonio es directamente proporcional a la santidad de uno" o a "nuestra coherencia con los planes de Dios" el criterio de discernimiento y el razonamiento se caen por su propio peso, el Papa FRANCISCO es, sin duda alguna, un hombre santo, un auténtico hombre de Dios, pensemos en cuantas heridas y zarpazos viene recibiendo en su visión de la Iglesia y en su labor pastoral por parte del "innombrable":

Denunció el Papa FRANCISCO, en LAMPEDUSA, con auténticas palabras de denuncia y de una dureza desconocida en la "diplomacia vaticana" de auténtica "vergüenza" la muerte de inmigrantes en las pateras, en este caso las que arriban a ITALIA, y desde aquel momento, lejos de que las autoridades administrativas italianas hayan hecho algo, al contrario, ha habido mayor número de naufragios y de difuntos en esta peligrosa travesía.

Tuvo el Papa FRANCISCO un gesto, personal y cómplice, con el pentecostalismo, con aquella especie de vídeo casero, que se grabó con el teléfono móvil de su amigo pastor pentecostal TONY PALMER, tras una cena absolutamente privada e informal en el VATICANO, pues eran muy amigos, y que propició ese bello mensaje del Papa por el que nos pedía rezar y trabajar todos juntos por la unidad, acción y efecto de la presencia del Espíritu Santo en la Iglesia, y nos hemos enterado de la terrible noticia del fallecimiento de TONY PALMER en algo tan absurdo como un accidente de moto, lo que ha debido de afectar profundamente y herir el corazón del Santo Padre, toda vez que era un amigo muy querido e íntimo para él.

Tuvo el Papa FRANCISCO ese gesto inaudito, casi profético, en el tiempo litúrgico previo a Pentecostés, de organizar la jornada de oración por la paz en TIERRA SANTA y ORIENTE MEDIO, con la presencia histórica del Patriarca Ecuménico BARTOLOMÉ I, y del presidente de la autoridad palestina, ABBAS, y del Primer Ministro Israelí, SIMON PERES, en la que se escucharon los mejores textos y oraciones de intercesión por la paz al único "Dios verdadero, hacedor de paz" que profesamos las tres grandes religiones monoteístas del planeta: cristianos, musulmanes y judíos, y asistimos horrorizados, cada vez más, basta con poner las noticias, al incremento de la escalada de violencia en ORIENTE MEDIO, con el reciente ataque indiscriminado, masivo y del todo inhumano de ISRAEL sobre la franja de GAZA, con víctimas incontables, como casi siempre entre las mujeres, los ancianos y los niños...

Y entonces nos preguntamos ¿Es que todo lo que toca el Papa se convierte en desastre? me acuerdo que pensando en el ataque de la franja de GAZA, recordando la jornada de oración, el primer sentimiento que tuve fue "cada vez que Dios da un paso gigante tiene el padre de la mentira, el sumo orgulloso, que reclamar su porción de protagonismo, por más pobre y miserable que sea", por lo que creo, no nos equivocamos mucho, a la vista de lo visto, de que el Papa FRANCISCO es un hombre de Dios, si hace que cualquier pequeño gesto suyo, aunque muchas veces pase desapercibido a los medios de comunicación, o a los creyentes no nos diga nada, pues ya nos venimos acostumbrando a lo increíble de su magisterio, sus gestos y sus actitudes, sin embargo para nada pasan desapercibidos para aquel que no tiene otra obsesión que ensombrecer la acción de Dios en la historia y entorpecer la tarea de los santos. 

De la RCC aprendí otra cosa, aparte de este criterio de discernimiento, y es que cuando "el tío del rabo se mueve" sólo hay una cosa que podemos hacer, seguir alabando, seguir ensalzando, seguir cantando, seguir dando Gloria a Dios sin parar, seguir, en suma, intercediendo, y esta es otro discernimiento que nos tiene que poner en alerta y mover el corazón inmediatamente:

¡Tenemos más que rezar, más que interceder, más que ofrecer, por la labor, el magisterio, el trabajo y las intenciones del Santo Padre FRANCISCO!