sábado, 24 de mayo de 2014

LA VIDA EN EL ESPÍRITU: CATEQUESIS I.- DIOS TE AMA


Por eso, pronto llegarán días -Oráculo del Señor- en que no se dirá más: "¡Por vida de Yahvé, que subió a los israelitas de Egipto!", sino: "¡Por vida de Yahvé, que subió a los hijos de Israel del país del norte, y de todos los países por donde los dispersó!" Pues yo los devolveré a su solar, que di a sus padres.

(Jeremías 16, 14-15)

Miente el profeta porque aún no ha conocido a Jesús… ¿Qué es eso de "pronto", hermanos? ¡YA ESTÁN AQUÍ ESOS DÍAS! Es el tiempo del Espíritu, el tiempo de la Pascua en que se hacen realidad todas las promesas ¿Te lo crees? Sinceramente, creemos que… ¡NO! 

A lo peor has dejado de celebrar el Domingo, dicho vulgarmente, "ir a misa los domingos"¡No te preocupes, Jesús ha muerto por tí, él te ama! 

No sé cuánto tiempo hace que no te confiesas… ¡No te preocupes, Jesús ha muerto por tí, él te ama! 

¿Comiste carne los viernes de Cuaresma, aunque fuera por distracción? ¡Seguro que sí!... ¡No te preocupes, Jesús ha muerto por tí, él te ama! 

¿Acaso dejaste al primer amor para buscar otro que te hacía y daba realidad a tu vida?... ¡No te preocupes, Jesús ha muerto por tí, él te ama! 

¿Quizas miraste con ojos libidinosos a alguien que te atraía?... ¡No te preocupes, Jesús ha muerto por tí, él te ama! 

La lista, la tuya, la de cualquiera de nosotros, se hace interminable… ¡Son tantos los pecados de los hijos de ISRAEL que fue llevado al desierto y en él estuvieron durante 40 años…!

Puede ser… pero el milagro es la promesa… ‘Yo los devolveré a su solar’, con otras palabras: Yo los devolveré a su sitio, donde serán felices, ellos mismos, en plenitud…

Seguro que te estás preguntando al leer estas palabras… ¿Ha perdido el norte? ¿Está loco? NO HERMANO, NO, seamos realistas… ¿Por qué dejaste o te distanciaste de la Iglesia? ¿Por que no te satisface? ¿Por qué te aburre?...

Todo se ha convertido en un discurso moral donde tu vida no tiene sentido, en un discurso de buenas palabras que queda en el solo aparentar de cara a los demás y al final hasta te rasca el bolsillo o ¿a ti no te han movido el cepillo en la misa del Domingo para que te rasques dos euros y se los eches al monaguillo en la cestilla? ¡POR VIDA DE YAHVÉ! Es el mismo Dios quien lo promete, ¿no lo has celebrado? JESUS HA MUERTO Y HA RESUCITADO, ES SU PROPIA VIDA, por su propia vida que lo promete… YO LOS DEVOLVERÉ A SU SOLAR.

Es el momento de preguntarnos… ¿POR QUÉ? 

La respuesta es nimia y está vacía, ya no nos dice nada a los oídos, porque desgraciadamente hemos convertido las verdades en monedas traídas y llevadas… la respuesta es: POR QUE DIOS TE AMA. No te puedo decir nada más, te ama inmensamente desde el día de tu Bautismo, te sigue amando y te amará hasta la eternidad, porque tu nombre está escrito en las palmas de sus manos (Isaías 49, 15), por que eres su niño chico mimado y te seguirá amando aún cuando tú no lo quieras… amor de padre y madre que no se puede meter en el termómetro.

¿Te lo crees? Seguro que no… Mira a tu alrededor, descubre en este mundo roto y desvanecido la grandeza de una puesta de sol, el abrazo de tu hijo o su mirada cuando está enfermo; la mirada de tu esposa, tu esposo o tu pareja cuando no tienes hijos y está enferma, o tu madre cuando te hace de comer y te da un tupperware porque sabe que tú, con tus prisas, no tienes tiempo para comer como Dios manda, o una conversación tranquila, al caer el día, junto a la persona amada, rememorando el día vivido y aguardando el siguiente con la esperanza de que alguien nos abraza y nos protege... ¿lo entiendes ahora? ¿Cómo puedes olvidar lo que quieres y da sentido a tu vida? Así es Dios con nosotros, no nos habla, no lo vemos, no lo podemos pesar, ni medir, pero es un sentimiento que llevamos en el corazón y que fácilmente olvidamos… ¡ÉL TE QUIERE, y por más pálida que sea la comparación, de la misma forma, con la mayor intensidad, con la misma pasión con que tú puedas querer a tu esposo, esposa, novio, amante, hijos, padres, abuelos, nietos…….! ¿Con qué te compararé el amor de Dios hacia ti para que lo entiendas?

¿Por qué no le das una oportunidad para que te lleve a esa tierra, a tu primer solar, como dice la Palabra?

Te invito a que en estos días, si eres valiente, te acerques y leas pausadamente estos textos, elige uno, el que mas te guste o atraiga, y óralo durante  el día de hoy, pidiéndole al Señor que te lleve a la primera tierra, es decir aquella época en la que de verdad sentías, sinceramente sabías, creías en el fondo de tu corazón que Dios es tu Padre, QUE DIOS TE AMA: 1 Juan 4,7-14; Juan 3,1-21; Isaías 55, 1-13; Deuteronomio 7, 7-19; Lamentaciones 3,1-26; Romanos 10,5-13; 1 Juan 3,1-5.