miércoles, 19 de febrero de 2014

PASTORES CON OLOR A OVEJA

 
El Papa FRANCISCO ha tenido, y seguirá teniendo, perlas impagables en su forma de predicar, aunque hoy queremos detenernos en dos de ellas, una fue la que dijo durante la homilía de la celebración de la Misa Crismal, el Jueves Santo (28 de Marzo de 2013) , día sacerdotal por excelencia, al afirmar, precisamente refiriéndose al papel del sacerdote que el quería "pastores con olor a oveja", es decir, íntimamente unidos a las circunstancias de su pueblo, de su gente, de su parroquia, es decir, nuevamente, pastores auténticamente encarnados entre los que desarrolla su tarea, y en numerosas ocasiones el Papa ha dicho que "el pueblo tiene un auténtico "sensus fidei", una especie de olfato, para distinguir qué pastores dan la vida por su pueblo y cuáles no".
 
Y si en nuestro último artículo hablábamos de #FranciscanStyle a esta forma de predicar y de ser tan "sui géneris" del Papa FRANCISCO, diciendo que -sin duda alguna- nos parece nueva porque quizás hemos sido los primeros en no creernos la radicalidad del Evangelio, máxime aún cuando las palabras van acompañadas de obras y de actitudes y gestos personales, y decíamos que -en estos tiempos difíciles- la Iglesia "o cogía el tren de FRANCISCO o perdería su credibilidad ante el mundo", no menos cierto es que, en algunos casos -como dice el refranero- "se juntan el hambre con las ganas de comer", porque si el Papa FRANCISCO parece a muchos un tanto "sui géneris" se ha venido a tropezar con la Iglesia Española, que por eso de ser española, es precisamente "SPAIN is different".
 
El mundo asiste pasmado a los acontecimientos acaecidos en EGIPTO, donde el pueblo se rebeló contra un gobierno injusto, no dejándose embaucar después por el golpe militar, y que no ha cejado en su lucha y en sus manifestaciones hasta ver reconocidos sus derechos, tan exangües en las llamadas "democracias islámicas" y no hemos dejado de ver en todas las imágenes a los sacerdotes coptos, de la minoría cristiana, a pie de manifestación, a pie de barricada y en la célebre plaza TAHIR centro de las protestas.
 
Hemos visto y seguimos asistiendo al triste espectáculo del gobierno ucraniano masacrando, aunque sin éxito, a su pueblo por sus legítimas reivindicaciones de entrar en la UNIÓN EUROPEA, aunque quizás no estén lo suficientemente informados acerca de que la UNIÓN EUROPEA vaya a ser la panacea de las soluciones de todos sus males, y en los medios de comunicación no dejan de verse "popes ortodoxos" compartiendo la misma suerte de los que se hayan en las barricadas, haciendo incluso a veces de "escudos humanos" entre la policía y los manifestantes, o habiendo habilitado una carpa como capilla dentro de la plaza ocupada por los mismos.
 
De la misma forma asistimos al levantamiento del pueblo venezolano, harto ya de la dictadura, sí, dictadura, aunque sea "de izquierdas" y por ello nuestros progres medios de comunicación "pasan de puntillas sobre el tema", que se ha levantado, como siempre surgiendo la levadura en las protestas estudiantiles, para exigir el fin de la dictadura y reclamar una democracia real, y que aparte de costar ya, por la violencia colateral, la muerte de dos salesianos, está involucrando activamente a todos los que, sintiéndose ciudadanos venezolanos, se sienten compelidos a mejorar, lo que incluye a los religiosos comprometidos, con su nación, con la democracia y con su pueblo, hasta el punto de que la religiosa de la foto, por ejemplo, decía -en su perfil de Twitter- que había sido detenida por manifestarse, aunque nos tranquilizáramos que ya había sido liberada.
 
Hasta ahora, en lo que a ESPAÑA se refiere, no hemos visto pastores, por ejemplo en las acampadas del 15M, las que hubo en MADRID, o las que se sucedieron en el resto de ESPAÑA; tampoco les hemos visto siendo arrastrados por los antidisturbios por haberse apalancado delante de la casa de alguna familia que iba a ser desahuciada (¡al contrario, si hasta ellos mismos han propuesto desahucios de alquileres de renta baja de inmuebles gestionados por la Iglesia!); el Papa dijo en LAMPEDUSA, entre otras cosas, que "los recortes en sanidad, educación, ancianos y dependientes se trataban de una auténtica eutanasia silenciosa" y nuestros obispos, parece mentira, con lo "eutanasieros" que son ellos para protestar en relación a este tema, nada han dicho, ni criticado, ni objetado a lo largo de estos dos años de recortes, erosión y destrucción que venimos padeciendo del estado de bienestar social; que dijo el Papa que el problema de la inmigración y de los inmigrantes en el mar es "simplemente y llanamente una vergüenza" y aquí, a los acontecimientos de CEUTA sólo hemos escuchado la voz del Arzobispo de TÁNGER, que incluso ha sido denigrado por ello en algunos medios de comunicación social, de corte católico, y que ha recibido todo un aluvión de críticas desde varios rincones de la "caverna católica", que es triste decirlo, pero la hay.
 
Todo ello nos debe recordar, con esperanza, que ya mismo se tendrá la "Visita ad Límina" de los Obispos españoles a Su Santidad, el Papa, FRANCISCO, y resulta curioso que en una visita, canónicamente estipulada, algunos medios de comunicación, católicos y de reconocida solvencia, como INFOVATICANA haya dicho que, de todo lo que puede acontecer en una visita de este tipo, "algunos prelados no ocultan su preocupación acerca de cómo van a defender su gestión contable ante el Santo Padre", de su gestión pastoral, si es que el VATICANO piensa medirla en compromiso social, andan un poco flojos, y ya para rematar si pensamos en números de los buenos, en términos de vocaciones sacerdotales y religiosas, es mejor que en la planilla del informe pongan "cuatro gatos y gracias", algo que ha sido reconocido tanto por la CONFERENCIA EPISCOPAL como por la CONFER... así que, haciendo eco del Salmo 125,6 que dice "al ir iba llorando, llevando su semilla; al volver iba cantando, trayendo su gavilla" mucho nos tememos que, tras la visita AD LÍMINA las cosas puede que resulten al revés, que nuestros obispos vayan "cantando" confiados en su prepotente forma de guiar la Iglesia española en los últimos años, llevando la gavilla de lo que creen sus frutos, y se lleven un buen rapapolvos en ROMA, al menos "volverán llorando" pero "trayendo la semilla" a ver si es verdad, aunque sólo sea por ver al Papa y por ósmosis, algo se les pega y traen consigo, de regreso, la semilla de una nueva Iglesia española, que falta nos hace.