lunes, 20 de enero de 2014

SEMANA DE ORACIÓN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS: DÍA 3

Seguimos con nuestro propósito de ofreceros cada día de la SEMANA DE ORACIÓN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS un texto, un gesto, una actitud con la que ayudaros a vivir en el clima y oración de esta semana. Como os comentamos el primer día, este año el PONTIFICIO CONSEJO PARA LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS ha encomendado los materiales de reflexión y celebrativos de esta jornada a la Iglesia de CANADÁ. La Iglesia de CANADÁ se hace consciente, después de un proceso de maduración y crecimiento eclesial y comunitario, de que muchas de las necesidades que laceran a los hombres y mujeres de hoy, y que ellos atienden en sus programas pastorales y sociales, son las mismas que las que han sido propuestas, para su erradicación, como los llamados "OCHO OBJETIVOS DEL MILENIO" a propuesta de la ONU; por lo que las hacemos nuestras y oramos por ellas.
 
 
Oramos por todas las personas que padecen día a día la pobreza y el hambre. Su situación precaria provoca con frecuencia divisiones; que el amor de Cristo restablezca la justicia y la paz. ¡Dios clemente, escucha nuestra oración!
 
Y en tu amor, respóndenos.
 
 
Oramos por todos los que luchan por una enseñanza universal. Que su sed de conocimiento pueda construir puentes entre nuestras Iglesias y restablecer el respeto en medio de nuestras diferencias. ¡Dios clemente, escucha nuestra oración!
 
Y en tu amor, respóndenos.
 
 
Oramos por todos los que luchan por la igualdad entre hombre y mujeres en dignidad y derechos. Tenemos presente especialmente la necesidad de un acceso igualitario al trabajo, a los bienes y a los servicios. Al hacernos uno en Cristo Jesús, que podamos recibir los dones tanto de los hombres como de las mujeres. ¡Dios clemente, escucha nuestra oración!
 
Y en tu amor, respóndenos.
 
 
Oramos por los jóvenes que están enfermos y por los que luchan por mejorar la salud infantil. Al hacernos cargo de los niños, que podamos acoger al mismo Cristo. ¡Dios clemente, escucha nuestra oración!
 
Y en tu amor, respóndenos.
 
 
Oramos por las mujeres embarazadas y por su salud materna. Que podamos hacernos cargo de estas mujeres portadoras de una vida nueva y cuyo amor por sus hijos nos recuerda el amor unitivo de Dios por nosotros. ¡Dios clemente, escucha nuestra oración!
 
Y en tu amor, respóndenos.
 
 
Oramos por los que combaten el HIV/Sida, el paludismo y otras enfermedades. Que podamos oír las voces de aquellos a los que se les niega una vida digna y el trabajo para construir un mundo en el que todos los pueblos sean respetados y cuidados y en el que nadie sea excluido. ¡Dios clemente, escucha nuestra oración!
 
Y en tu amor, respóndenos.
 
 
Oramos por los que sufren las consecuencias de la mala salvaguardia de la creación y por todas las especies en peligro. Condúcenos a un desarrollo sostenible para que podamos reconciliarnos con la creación. ¡Dios clemente, escucha nuestra oración!
 
Y en tu amor, respóndenos.
 
 
Oramos por los que practican la solidaridad internacional y fomentan una asociación mundial. Al favorecer un justo comercio de los bienes y la cancelación de las deudas de los países pobres, que podamos también luchar por la justicia. ¡Dios clemente, escucha nuestra oración!
 
Y en tu amor, respóndenos.