domingo, 15 de diciembre de 2013

TENGAMOS GESTOS DE POBREZA REAL, EFECTIVA Y SOLIDARIA

 
CÁRITAS INTERNACIONAL lanzó para el día 10 de Diciembre, coincidiendo con la jornada de reflexión sobre los Derechos Humanos, una campaña internacional de oración contra el hambre en el mundo, que habría de recorrer, en 24 horas, por medio de distintas iniciativas, el planeta entero concluyendo al día siguiente. Evento al que el propio Papa FRANCISCO, tan sensible como se ha manifestado siempre al problema del hambre, que ha denunciado varias veces como un problema que no es de coyunturas, sino de auténticas actitudes (o pasividades) por nuestra parte, hasta el punto de afirmar, sin tapujos "que toda aquella comida que tiramos a la basura, de nuestras sobras, simple y llanamente se la estaos robando a los pobres", se ha sumado con un video mensaje que, por su interés, compartimos con vosotros:
 

 
Pero aunque el evento de oración ya haya concluido, CARITAS INTERNACIONAL nos invita a que a lo largo de todo el año sigamos prolongando este compromiso en contra del hambre mundial, por su denuncia, lucha y erradicación, para ello nos pide, en primer lugar, que no dejemos de rezar la oración compuesta para esta ocasión:

 
Oh Dios, que nos confiaste los frutos de la creación
para que cuidáramos la tierra y nos nutriéramos de su generosidad.
Nos enviaste a tu Hijo a compartir su propia carne y sangre

y a enseñarnos tu Ley de Amor.
A través de su muerte y resurrección
nos has formado en una sola familia humana.
Jesús mostró una gran preocupación

por aquellos que no tenían que comer;
incluso transformó cinco hogazas de pan y dos pescados
en un banquete que alimentó a cinco mil y más.
Venimos ante ti, oh Dios,

conscientes de nuestros fallos y fracasos,
pero llenos de esperanza, a compartir el alimento
con todos los miembros de esta familia mundial.
A través de tu sabiduría,

inspira a los líderes de los gobiernos y a los empresarios,
así como a todos los ciudadanos del mundo,
a encontrar soluciones
de caridad para finalizar la hambruna mundial
y asegurar el derecho de todo ser humano al alimento.
Así oramos, Oh Dios,

para que en el momento de presentarnos 
ante Ti en el Divino Juicio,
podamos proclamarnos
como parte de “Una sola Familia Humana”
con “Alimentos para todos”.
 
Amén

Y a continuación nos invita a realizar gestos, reales y efectivos, que ayuden a paliar la pobreza y el hambre, empezando por esta renovación de las actitudes y de los gestos, empezando por los nuestros propios, antes de que podamos exigirlos al resto de la humanidad, a los políticos y a las naciones, porque -como se suele decir- el mejor testimonio es el ejemplo de la propia vida, y para ello nos remite a la experiencia de comunidades como CARÍTAS en GALES e INGLATERRA donde se dan algunos consejos sencillos (sobre comercio justo, reciclaje de basuras, colectividad, etc, etc...).

Por eso, porque como hemos dicho muchas veces, NADA HUMANO NOS ES AJENO, que no debería ser una frase de TERENCIO, sino de todo cristiano "hombre y mujer de buena voluntad" (como cantaban los ángeles en el anuncio a los pastores), nos unimos a esta campaña compartiendo con vosotros actitudes y modos de vida para vivir la pobreza de forma práctica, y con ella, dar testimonio, unas breves pinceladas tomadas de nuestro IDEARIO interno, precisamente las referidas a la vivencia de la pobreza:

 

San Francisco, el hombre de los gestos sencillos.

 

San Francisco, a lo largo de su vida, exteriorizó toda su riqueza espiritual y su amor por la pobreza a través de sencillos y pobres gestos, que pueden resultar insignificantes a los ojos de los hombres, pero que revelaban su profundo conocimiento de la pobreza y el desprendimiento evangélico. Por la imitación de estos sencillos gestos queremos sentirnos hoy, de la misma manera, más pobres, desprendidos y cercanos a Francisco de Asís.

 

Sencillez en el vestir.

 

Los Socios que así lo deseen pueden, para dar testimonio público de su pertenencia a la Asociación, y de que no existen diferencias con el resto de los Socios, vestir de tal manera que su compromiso con este “Ideario”, y su identidad franciscana, se exterioricen. De esta forma, los Socios, en los actos de la Asociación (Eucaristías, Asambleas, Apostolado, Reuniones) llevarán puesta la insignia de la Asociación (Tau franciscana), pudiendo hacerlo, voluntariamente, de esta manera en el resto de sus actividades diarias, pudiendo igualmente vestir con sencillez, en tonos marrones, si se prefiere.

 

Y todos los hermanos vístanse de ropas viles, y puedan reforzarlas de sayal y otros retazos con la bendición de Dios; porque dice el Señor en el Evangelio: Los que visten de ropa preciosa y viven en delicias (Lucas 7,25) y los que se visten con vestidos muelles, en las casas de los reyes están (Mateo 11,8). Y aunque se les llame hipócritas, no cesen, sin embargo, de obrar bien, y no busquen vestidos caros en este siglo, para que puedan tener un vestido en el reino de los cielos. (Regla no bulada, II, 14-15)

 
Sencillez en el viajar.
 
Todos los Socios, en todos sus desplazamientos, lo harán principalmente a pie, como una muestra más de la pobreza. Solamente en los casos de premura, imposibilidad física o una distancia exagerada se permite el uso de otro medio de locomoción, que siempre será un transporte público, nos acordamos de esta forma de ese otro mandato de Francisco de Asís:
 
Impongo a todos mis hermanos, tanto clérigos como laicos, sea que van por el mundo o que moran en los lugares, que de ningún modo tengan bestia alguna ni consigo, ni en casa de otro, ni de algún otro modo. Y no les sea permitido cabalgar, a no ser que se vean precisados por enfermedad o gran necesidad. (Regla no bulada, XV, 1-2).
 

Sencillez en la Administración diaria.

 

Fieles a la enseñanza de Francisco de Asís, en la medida de lo posible, los Socios preferirán antes la realización personal de los pequeños trabajos manuales y de mantenimiento que se hagan necesarios en la sede social, o en sus propias casas (socorro mutuo antes de gastar), salvo que la gravedad de la avería requiera la intervención de un profesional.

 

Sencillez en el gasto de la Asociación.

 

Tanto en las legítimas compras que son precisas en toda casa y a toda persona (alimentación, ornato, vestido, materiales, suministros, etc, etc...) como en todos los demás gastos se pondrá particular empeño en mantener la sencillez.

 

Como podéis comprobar son gestos bastante sencillos de realizar, que nos invitan a ir haciendo propio, por opción y coherencia, un valor como el de la pobreza, que sirva para testimoniarlo con mayor coherencia, seguro que cada uno de vosotros tiene otras formas de vivir la pobreza, de vivir coherentemente, de ser pobre y servir a los pobres, de luchar contra el hambre y las necesidades de hoy, tan sólo es cuestión de irlas compartiendo, y viviendo, propiciando un cambio en las mentalidades que fermente un auténtico cambio en las estructuras políticas y sociales porque, otro mundo, al calor del Evangelio, es posible.