miércoles, 25 de diciembre de 2013

PORQUE UN NIÑO NOS HA NACIDO

 
Como sabéis, aunque sólo sea por el "coñazo" que hemos venido dando en las redes sociales, el día 24 de Diciembre es vivido por nuestros socios, amigos, familiares y colaboradores de una forma especial, con una especie de "expectación" diferente, culmen y fruto de los afanes y agobios, por qué no decirlo, de los días precedentes, y es que es el día en que nuestro proyecto "APADRINA UNA CENA DE NOCHEBUENA" toma cuerpo y se hace realidad, haciendo y convirtiendo en vida las palabras del anuncio del ángel a los pastores: "Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres y mujeres de buena voluntad que ama el Señor". Por eso, hoy que ha nacido el Señor, el ENMANUEL, Dios con nosotros, en que aún gustamos y tocamos los frutos de este maravilloso día, en el que todo está nuevo y reciente, todo es ilusión y novedad, como la vida nueva que se nos da, como esa especie de "esperanza en la humanidad" que existe en cada niño que nace -como decía RABINDRANATH TAGORE- es por lo que ilustramos este artículo con una foto del Niño Jesús recién nacido, y tan recién nacido, tan recién entregado, tan apenas descubierto y venerado por los pastores, que si os fijáis un poco en el detalle veréis que aún tiene el ombligo anudado, en efecto, recién nacido.
 
 
Hace un par de día pre-gustábamos el anticipo de toda esta alegría y esta ilusión al hacer las compras de todos lo elementos que integraban el lote de las cenas de nochebuena, fue un día alegre en el que algunos de nuestros socios se sorprendían de cómo pese al aparente dineral que nos íbamos a gastar cuán pocos parecían los resultado... otros se debatían entre la necesidad de ser fieles a la lista de la compra sobre la cual presupuestamos y pedimos el dinero del proyecto o incluir o sustituir elementos de la lista... mientras que otros, igual de ilusionados pero quizás más pragmáticos, andaban inquietos pensando en las expectativas que habíamos creado entre nuestros familiares, amigos y colaboradores, amén de las familias destinatarias de este proyecto y si seríamos capaces de cumplirlas... pero todos con la misma ilusión, que eso sí, se reflejaba en todos nosotros al hacer la compra ¡mira qué caras!...
 
.
.. y de la misma manera, luego en casa, descargando y recolocando todas las cosas que habíamos comprado, al ser tan pocos, y tantas las cosas compradas, y carecer hoy por hoy de local propio, la casa de quien esto suscribe se convirtió en cuartel general para guardar las cosas hasta que, al día siguiente quedáramos de nuevo para hacer el listado de familias definitivo, organizar los lotes, preparar las cajas y dejarlo todo listo para el día 24 de Diciembre, día de la entrega de todos los lotes.
 
Y hemos de decir que, provisionalmente, fue un gran acierto el decidir colocar todo, menos las cosas que necesitaban frío -que se colocaron en el frigorífico (y yo haciendo broma diciendo que "cuándo el frigorífico de esta casa se había visto tan lleno")- de forma ordenada al pie de nuestro árbol de Navidad, y no tanto por una cuestión de orden (al menos para poder movernos y desenvolvernos por la casa, mientras tanto), sino porque luego, al verlo todo a los pies del árbol de Navidad, como la tradición anglosajona de colocar los regalos del día 24 de Diciembre bajo el árbol, uno se daba cuenta de que el verdadero regalo no era ver todo aquello, sino comprobar la solidaridad, la entrega y la generosidad de cuántos nos habían ayudado.
 
Poco después quedamos para hacer los lotes, preparar las cajas, pasar revista a las familias y no dejarnos nada en el tintero. Fue una jornada verdaderamente festiva, más una oportunidad de encontrarnos, celebrar y compartir entre nosotros que el hecho en sí de organizarlo todo, al fin y al cabo organizar dieciocho cajas era algo que se podía hacer con poca gente, en el salón de casa ¡ojalá llegue el día que sean trescientas cajas y necesitemos una nave o un salón parroquial para hacer todo esto!, por eso en este ambiente de fiesta en el que nos encontrábamos no os asustéis si entre las fotos se cuela la visión de alguna lata de cerveza, o de algún plato con alguna "tapilla", pues ciertamente estábamos celebrando entre nosotros (es que en ANDALUCÍA somos más de cervecita y tapas que de cafelito y pastas, aunque quedamos tan tarde, por la tarde, que era más lo que pegaba).
 

Y como gesto de humanidad, dos detalles: El primero de ellos que, siendo fieles a las palabras del Papa FRANCISCO que ha insistido varias veces en recordarnos que "toda la labor social y caritativa de la Iglesia, si no lleva consigo el mensaje de Cristo, no queda más que en la labor de cualquier otra ONG" y teniendo a la vista aquellas otras palabras, dichas por Jesucristo en el momento de sus tentaciones: "porque no sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios" (Mateo 4,4), es por lo que en cada uno de los lotes decidimos incluir un ejemplar del EVANGELIO DEL DÍA 2014, de la editorial SAN PABLO, que nos han sido donados de forma completamente gratuita y desinteresada por la LIBRERÍA PAULINAS de GRANADA, sorprendidas, en un principio, como las propias religiosas que regentan dicha librería nos dijeron "de tener una petición de esta naturaleza, completamente inaudita para nosotras, pues nunca a nadie se le había ocurrido algo así, aunque encantadas de colaborar con vosotros".
 
Y en segundo lugar, en todos los lotes introdujimos una felicitación navideña, escrita de puño y letra por cada uno de los socios que participamos en la elaboración de los lotes y organización de las cajas, de esta forma las familias destinatarias de este proyecto descubrirían que, para nosotros, de ninguna manera son números, estadísticas o listas en un papel, sino personas, hermanos nuestros, cercanos y que por eso merecían el consuelo, el detalle, el gesto de cercanía de una felicitación navideña escrita personalmente por personas reales, con un corazón real, a personas reales con otro corazón igual de real.
 
Añadir que todo lo que se dijo en la presentación del proyecto que se iba a comprar (es decir, la lista sobre la que se presupuestaron los treinta euros) fue efectivamente comprado, de hecho conseguimos recaudar el dinero necesario para pagar veintidós "cenas de nochebuena", sin embargo, no menos cierto es que como dice el refrán "el español piensa bien, pero tarde", es decir, que una vez que teníamos todas las cosas compradas y la lista cerrada, mucha gente empezó a enterarse tarde del proyecto, y como ya no era momento de empezar a recaudar dinero de nuevo, lo que han hecho ha sido colaborar de diversas maneras a fin de hacer más grande el lote, más visible la generosidad y la entrega de formas que, en muchos casos, nos han conmovido a todos:
 
De esta forma BOLSOS DORI, establecimiento de artículos y complementos de mujer de nuestro barrio (Zona Norte, CAMPO VERDE-CASERÍA DE MONTIJO) se ofreció a paganos el pan del día para dichas cenas de Nochebuena, por lo que ella ha costeado los noventa bollos de pan (cinco por familia) que iban en los lotes; evidentemente en la panadería DULCE Y SALADO al darse cuenta que no podía colaborar con el pan, una de sus dependientas nos costeó catorce bolsas de gusanitos gigantes y paquetes de galletas surtidas de Navidad (tantas como menores había en las familias a atender) y bien claro que nos dijo "lo hago porque yo también sé lo que es pasar necesidad y que nadie te escuche, por eso quiero participar, por los niños, porque soy madre y sé lo mal que se pasa"; algo parecido hizo LA PLACETA ROJA la tienda de chucherías de siempre de nuestro barrio que nos elaboró el mismo número de lotes de chuchería surtidas; en la FRUTERÍA EL MONO nos ofrecieron dieciocho bolsas de mandarinas, y una señora que vio tanto trajín y preguntó ´"a qué se debía aquello" al enterarse, sobre la marcha nos compró un bolsón de manzanas, para que las repartiéramos, con lágrimas en los ojos de emoción por haberse enterado tarde y no poder colaborar en más; y la guinda del pastel se la debemos a ASADOR DANI, al que encargamos los dieciocho pollos asados de las cenas, que intrigado de la misma manera, por la cantidad y la urgencia de pedírselos necesariamente para la mañana del 24 de Diciembre, enterado del proyecto decidió incluir en cada lote un vale para que cada una de esas familias pudiera, el día de Reyes Magos, el 6 de Enero, pasar por su establecimiento para recoger, a su cargo, una paella, con pan, bebida y postre.
 
Finalmente, deciros que a veces habéis leído veintidós cenas, otras veces veinte y otras dieciocho, no es que esté distraído es que todo tiene su explicación: Decimos veintidós cenas porque sobre la lista presupuestada y confeccionada se han hecho veinte cenas, sin embargo las otras dos (no obedecen a la lista que se hizo en su día, ya que al ir dirigidas a tres indigentes de la calle -dos vendedores de pañuelos, indigentes de color que además son cristianos egipcios- y un señor mayor que vive solo en la calle, los elementos que integraban sus lotes eran diferentes) y porque los lotes realizados han sido dieciocho, ya que otros dos no se compraron, ni se confeccionaros, sino que su equivalente en metálico (sesenta euros) fue remitido a VALENCIA, a una religiosa amiga nuestra -que conocimos en nuestro viaje a TIERRA SANTA-, que se comprometió -entusiasmada por este proyecto y habiendo manifestado su intención de haber colaborado y participado activamente, caso de residir en GRANADA- a realizar la misma compra, organizar los mismos lotes y buscar dos familias de su barrio y parroquia que lo necesitaran, y claro, como las religiosas no saben hacer travesuras a espaladas de sus madres superioras, aunque sea para una buena causa, luego nos ha llamado por teléfono para decirnos que, su madre general enterada de la procedencia del dinero y el objeto con que se lo mandamos, le ha dicho que nos pida permiso, en su nombre, para "copiar ellas también, el año que viene, la idea del proyecto y forma de organizarla".
 
Sobre el momento de la entrega a las familias necesitadas, poco podemos decir, sobran las palabras, se acumulan los sentimientos y afloran las emociones, no sólo por parte de las familias atendidas, sino por todos nosotros también: Ellas, las familias, por supuesto agradecidas, emocionadas, con la lagrimilla a flor y conteniéndose, quizás para no hacernos llorar a nosotros también, y nosotros con ese sentimiento agridulce de decir "podíamos quizás haber hecho mucho más. abarcar más gente, suplir más necesidades" pero bueno, eso es algo que tiene fácil solución ¡Iros preparando que el año que viene empezamos con el coñazo recaudatorio en OCTUBRE, para que os vayáis enterando....! No hemos hecho fotos del momento de la entrega, una vez más, por respeto a la intimidad de dichas familias, y de los menores que les acompañaban, aunque como anécdota os diremos que, empeñados en que este año hubiera más cantidad y calidad en la caja, advertimos a ENCARNA (esa anciana que vive sola, en nuestro barrio, de 86 años, y que por único DNI te muestra el bono transporte, de la que ya os he hablado en alguna ocasión) de que este año "se viniera con un carro de esos de la compra" y que este año venía ella tan contenta, con su carro, mientras nos explicaba "Y yo me decía ¡un carro, pero se han vuelto locos, cuánto me piensan dar para un carro! además ¡yo no tengo carro! pero aquí lo traigo porque me lo encontré el otro día en la basura, mira qué bonico es, está casi nuevo" para que veáis, o sea, sin palabras.

Y deciros que, lo mismo que se dice de la lotería de Navidad, "la cosa ha estado muy repartida" que al final la cosa ha sido de la siguiente manera: Se han atendido cuatro familias necesitadas de MARACENA, otra familia necesitada de GRANADA capital, zona centro; diez familias de GRANADA, zona norte, barrios de CAMPO VERDE-CASERÍA DE MONTIJO; tres indigentes y sin techo de la calle (que son dos lotes, porque dos de ellos son hermanos) de GRANADA; otra familia atendida en el pueblo de CÁJAR, otra en el barrio del ZAIDÍN  en GRANADA; y las dos cenas que en "metálico" aunque con igual resultado han partido a VALENCIA y finalmente otra, que estaba saliendo de urgencia a las 8'30 de la tarde de la que no nos ha dado tiempo a saber ni su destino.
 
Así que, contemplando al Niño Jesús, recién nacido en nuestra casa, con el ombliguillo recién anudado, regresando al principio de este artículo, y a la fiesta de hoy, no nos queda más que unirnos a las voces de los coros angélicos, pensando en todos vosotros "hombres y mujeres de buena voluntad que ama el Señor" y daros las gracias porque, en efecto, esta noche, gracias a vuestra solidaridad "un niño nos ha nacido" y como dice el refrán "con un pan bajo el brazo".
 
¡GRACIAS A TODOS y FELÍZ NAVIDAD!