sábado, 2 de marzo de 2013

SÁBADO II DE CUARESMA: SANTOS MARCELINO Y PEDRO

 
La iglesia actual, que se encuentra en la encrucijada de las calles LABICANA y MERULANA, presenta un aspecto elegante, propio del "settecento" italiano, con trazas de BORROMINI, que tal vez se construyó sobre otra iglesia de mayor antigüedad. Allí estaban los cuerpos de los mártires, PEDRO y MARCELINO, que estaban descansando en su majestuosa catacumba, auténtica basílica constantiniana y circiforme mausoleo: en latín "Para Duos Lauros", para los dos laureados, es decir coronados con la gloria del martirio.

Sus huesos fueron transportados en el siglo IX desde la Abadía de SALIGENSTAND en ALEMANIA por consejo de EGINARDO, amigo y consejero de CARLOMAGNO. 
 
 
No sabemos qué forma presentaba esta iglesia en su aspecto primitivo, cuya construcción se atribuye al Papa SIRICIO en la antigüedad, como ALEJANDRO IV en el año 1256 la rehizo después, BENEDICTO XIV encargó al arquitecto MARCHESE GIROLAMO THEODOLI que la reconstruyera partiendo de cero.

El exorcista PEDRO y el sacerdote MARCELINO sufrieron el martirio en el año 304 bajo DOMICIANO y MAXIMIANO, sin embargo, en esta iglesia en su memoria, aparecen pintados sobre el altar donde un artista desconocido ha sido capaz de infundir un soplo de espiritualidad exquisito a la obra. Ellos, los ministros del Señor, un día fueron llevados y torturados, cargados de cadenas, andando sobre un suelo cubierto de cristales rotos y finalmente ejecutados en las afueras de la ciudad, en el llamado Bosque Negro, en latín  "Candida Silva." Destaca la representación de los santos, en las catacumbas de su nombre, sentados a la mesa del "banquete eterno".