viernes, 15 de febrero de 2013

VIERNES POST CENIZA: SAN JUAN Y SAN PABLO EN CELIO

La totalidad de este santuario construido en la zona llamada CELIO, comprende la actual iglesia, del siglo XVIII, que el Papa PASCUAL II en el año 1099 puso bajo la advocación de estos santos mártires de ROMA, ya que la zona romana antigua era conocida como PAMAQUIO, el nombre del antiguo barrio romano sobre el que se asentaban las ruinas romanas sobre las que se erigió esta Iglesia, y abarca también la casa que se dice fue de los mártires del mismo nombre, que aunque eran conocidos desde el Siglo IV, se verificó la existencia de los mismos por unas excavaciones arqueológicas en el año 1800, que sacaron a la luz la casa, primitiva iglesia de veneración de estos mártires.
 
Y  hasta aquí sube, cada año, los peregrinos cuaresmales, anhelando para su alma, durante este tiempo cuaresmal, la misma coherencia de vida y de fe, de estos santos mártires romanos, a cuya memoria hay que añadir la de CRISPÍN, CRISPINIANO, mártires de CRISTO cuya memoria se ubica también en este barrio.

JUAN y PABLO, fueron asesinados por orden del emperador, JULIANO, el Apóstata. En el lugar en el que entregaron sus vidas PAMAQUIO, un noble y generoso romano, que se había convertido al cristianismo junto con su padre, erigió en su casa la primera ermita o iglesia de referencia a la veneración de estos mártires. Cerca de esta iglesia se encuentra también la tumba del fundador de los Pasionistas, San PABLO DE LA CRUZ, que expiró en el convento adyacente, donde también vivía San VICENTE M. STRAMBI, religioso, y luego obispo, pasionista.
 

Parte de la estación cuaresmal transcurre por el antiguo templo pagano, dedicado al emperador CLAUDIO, por su madre AGRIPINA, la que luego fuera esposa de HERODES.