lunes, 18 de febrero de 2013

LUNES I DE CUARESMA: SAN PEDRO IN VÍNCULA

 
En esta zona de la ciudad de ROMA es donde se encontraban las principales oficinas y hasta los calabozos de la "Praefectus Urbis", es decir, el centro administrativo de la antigua ROMA, la "prefectura de la ciudad", y es posible que los apóstoles PEDRO y PABLO pasaran por aquí para ser juzgados y condenados, ya que los romanos no tenían cárceles para presos comunes, ya que los presos o eran condenados a pagar multas económicas, torturas temporales o directamente ejecutados, pero no había penas de privación de libertad como las concebimos nosotros.
 
Sobre la zona de los calabozos se erigió la actual iglesia de San PEDRO "in víncula", llamada así por las cadenas que llevó PEDRO durante su encierro. La figura del gran legislador MOISÉS, diseñado para la tumba del Papa JULIO II, no escapa a la atención de los peregrinos y de los visitantes, que vienen buscando las huellas de nuestro legislador definitivo JESUCRISTO.  La majestuosa obra de MIGUEL ÁNGEL, de hecho, muy adecuada para este magnífico templo, que SIXTO III (432-467) quiso construir en esta zona con el dinero ofrecido por la emperatriz EUDOXIA, dedicándola a PEDRO y PABLO, pero sobre todo a PEDRO, el primer Papa, por lo que la basílica fue llamada "eudossiana". Aquí contrasta la figura del MOISÉS de MIGUEL ÁNGEL con el humilde PEDRO que fue "obediente hasta la muerte de cruz."

Sus cadenas se mantienen en un tabernáculo en la sobria y artística cripta de esta basílica, donde también se encuentran los cuerpos de los mártires macabeos. Es palpable la dulzura de PEDRO en la pintura de JACOBO COPPO, que muestra al Príncipe de los Apóstoles sufriendo encadenado por el Señor y al ángel está a punto de liberarlo.