viernes, 25 de enero de 2013

SEMANA ORACIÓN UNIDAD CRISTIANOS: CAMINAR EN LA ALEGRÍA

 
Caminar humildemente con Dios significa caminar en celebración. El que visita la India queda sorprendido por la dureza de la vida de los dalits y de sus luchas, pero a la vez por su sentido de esperanza y de celebración.
 
La esperanza y la celebración tienen lugar a la vez en las lecturas de hoy. El profeta Habacuc (3,17-19) se goza en el Señor en un tiempo de sequía y de falta de cosecha. Este testimonio de que Dios caminará con su pueblo en su dificultad es una celebración de esperanza.
 
La Bienaventurada Virgen María va a la casa de su prima Isabel para celebrar su embarazo. Canta su Magnificat (Lucas 1, 46-55) como canto de esperanza aun antes del nacimiento de su hijo. Y desde la cárcel, Pablo exhorta a la comunidad cristiana de Filipos a la celebración (Filipenses 4,4-9): “Vivid siempre alegres en el Señor”.
 
En la Biblia, la celebración va unida a la esperanza en la fidelidad de Dios.
 
El aspecto celebrativo de la cultura dalit contiene un testimonio parecido de un evangelio de fe y esperanza surgido del crisol de la experiencia dalit de lucha por la dignidad y la supervivencia. Mientras oramos por la unidad de los cristianos en esta semana, dirigimos la mirada hacia la celebración de la vida que vemos en la India, resaltando la fidelidad de los dalits a su identidad cristiana en el contexto de su lucha por la vida.
 
Del mismo modo, nuestra celebración por la unidad de los cristianos que aún debe ser lograda tiene lugar en la lucha y la esperanza. Se basa en la esperanza de que la oración de Cristo de que seamos uno se realizará en los tiempos de Dios y a través de los medios de Dios. Se basa en el agradecimiento de que la unidad es don de Dios y el reconocimiento de la unidad que ya experimentamos como amigos de Jesús, expresada en un único bautismo. Se basa en la certeza de que Dios llama a cada uno de nosotros a trabajar por esa unidad y que todos nuestros esfuerzos serán utilizados por Dios, confiando como san Pablo: “En cualquier situación, presentad a Dios vuestros deseos, acompañando vuestras oraciones y súplicas con un corazón agradecido” (Filipenses 4,6). Caminar hacia la unidad de los cristianos exige que caminemos humildemente con Dios en celebración, oración y esperanza.
 
ORACIÓN
 
Dios clemente, que tu Espíritu Santo
pueda llenar nuestras comunidades de gozo y celebración,
de modo que podamos apreciar la unidad que ya compartimos
y que sigamos buscando con celo la plena unidad visible.
Nos alegramos en la fe y la esperanza
de los pueblos que rechazan permitir que su dignidad sea menoscabada,
viendo en ellos tu gracia maravillosa y tu promesa de libertad.
Enséñanos a compartir su alegría
y a aprender de su resistencia perseverante.
Reaviva nuestra esperanza y sostiene nuestro compromiso
de que en el nombre de Cristo podamos caminar juntos
en el amor, alzando una única voz de alabanza
y cantando juntos una única plegaria de adoración.
Dios de vida, condúcenos a la justicia y la paz.
Amén
 
PARA LA REFLEXIÓN PERSONAL
 
  • En su comunidad, ¿cuáles son las luchas por la justicia? ¿Cuáles son los motivos para la celebración mientras se va de camino?
  • En su comunidad, ¿cuáles son las luchas por la unidad de los cristianos? ¿Cuáles son los motivos para la celebración mientras se va de camino?