domingo, 16 de diciembre de 2012

INTIMA ECCLESIA NATURA

 
Dos acontecimientos han venido en coincidir, recientemente, en la vida y el devenir social de la Asociación:
 
En primer lugar la pregunta de una persona, interesada en formar parte de la Asociación, que planteaba de la siguiente manera: “¿Por qué una Asociación de ámbito civil y no canónica?”, a cuya respuesta, además, hemos de añadir el recién dado a conocer Motu Proprio de Su Santidad Benedicto XVI sobre la caridad y su ejercicio en la Iglesia, que lleva por título “Intima Ecclesia Natura”, que de la misma manera nos ayuda a reflexionar sobre esta pregunta.
 
Ante todo, casi explicando el mismo título del Motu Proprio, el documento comienza con las siguientes palabras, definiendo el alcance y sentido de la caridad y su ejercicio en el seno de la Iglesia:
 
«La naturaleza íntima de la Iglesia se expresa en una triple tarea: anuncio de la Palabra de Dios (kerygma-martyria), celebración de los Sacramentos (leiturgia) y servicio de la caridad (diakonia). Son tareas que se implican mutuamente y no pueden separarse una de otra» (Carta Encíclica “Deus Caritas est”, nº 25).
 
El servicio de la caridad es también una dimensión constitutiva de la misión de la Iglesia y expresión irrenunciable de su propia esencia (cf. ibídem); todos los fieles tienen el derecho y el deber de implicarse personalmente para vivir el mandamiento nuevo que Cristo nos dejó (cf. Juan 15, 12), brindando al hombre contemporáneo no sólo sustento material, sino también sosiego y cuidado del alma (cf. Carta Encíclica “Deus Caritas est”, nº 28). Asimismo, la Iglesia está llamada a ejercer la diakonia de la caridad en su dimensión comunitaria, desde las pequeñas comunidades locales a las Iglesias particulares, hasta abarcar a la Iglesia universal; por eso, necesita también «una organización, como presupuesto para un servicio comunitario ordenado» (cf. ibídem, 20), una organización que a su vez se articula mediante expresiones institucionales.
 
Y aunque el documento indica que aquellas organizaciones e instituciones de caridad que sean promovidas directamente por la Iglesia, o pretendan formar parte de la misma, se han de acoger a un conjunto de normas y reglas, bajo la supervisión del Ordinario del lugar, a cuyo desarrollo se dedica el resto del Motu Proprio, no menos cierto es que se insiste en que las anteriores formas, organizaciones e instituciones no agotan, en el seno de la Iglesia, el ejercicio de la caridad:
 
La Iglesia, en cuanto institución, no puede ser ajena a las iniciativas que se promueven de modo organizado y son libre expresión de la solicitud de los bautizados por las personas y los pueblos necesitados. Por esto, los Pastores deben acogerlas siempre como manifestación de la participación de todos en la misión de la Iglesia, respetando las características y la autonomía de gobierno que, según su naturaleza, competen a cada una de ellas como manifestación de la libertad de los bautizados.
 
De esta manera queremos manifestar, como de la misma manera se respondió a la persona que así hacía esta consulta, que no escondemos ni negamos el carácter cristiano de nuestra Asociación, toda vez que ello se desprende con claridad de nuestros Estatutos, en cuyos fines sociales se establece el carácter claramente cristiano, de inspiración franciscana y caritativo de nuestra Asociación.
 
Sin embargo hemos decidido constituirnos como Asociación civil, sometida al ordenamiento jurídico civil (en este caso de la Junta de Andalucía, al ser una Asociación de ámbito regional) para poder favorecer aún más la libertad de nuestros socios, sin discriminar a nadie, ni en su condición de socio, ni en su condición de beneficiario de nuestra labor social, y para que nuestros proyectos no sean tamizados desde la jerarquía eclesial, sino que sean fruto de la libertad de decisión de nuestra Asamblea de Socios, sin que ello obste a que seamos y nos sintamos Iglesia, opción igual de válida y legítima, como hemos visto, cuando el Papa Benedicto XVI expresa que “se han de respetar las características y la autonomía de gobierno que, según su naturaleza, competen a cada una de ellas (las distinas asociaciones e instituciones caritativas) como manifestación de la libertad de los bautizados”.